Francisco de Anda
Agencia Reforma

GUADALAJARA, Jalisco 6-Nov .- Luis Carlos Vega Pámanes construye una residencia en un fraccionamiento de Zapopan que enfrenta un litigio plagado de irregularidades y que adquirió a precio de ganga.
Juana Pérez Martínez asegura ante los tribunales haber sido despojada ilegalmente de un predio de 16 hectáreas donde el Magistrado presidente del Supremo Tribunal de Justicia (STJ) con licencia adquirió un terreno de 525 metros cuadrados junto con su esposa, Alma Angélica González Aragón.
Según la escritura 3126, los Vega compraron el 2 de septiembre de 2014 en el Coto Rinconada del Bosque, en Avenida Inglaterra 7645, a un precio de 2 millones 120 mil pesos, es decir, a 4 mil 38 pesos el metro.
De acuerdo con expertos valuadores, en ese entonces el valor de mercado en ese coto –que cuenta con 3 hectáreas de bosque, casa club, canchas y auditorio para 100 personas– era de 8 mil pesos el metro; actualmente, el fraccionamiento vende a 10 mil 800.
Las 16 hectáreas que conforman dicho coto son disputadas por Pérez Martínez a través de diferentes recursos jurídicos, y acusa a Rubén Salles Alonso, quien le vendió a Vega Pámanes, de apropiarse de todo el paño de forma fraudulenta.
En septiembre de 2012, la demandante ya había obtenido una sentencia favorable de la Cuarta Sala Unitaria del Tribunal Administrativo del Estado (TAE), presidida por el Magistrado Armando García Estrada, la cual ordenaba la cancelación de la licencia de urbanización 150514/2004/2-035, que fue otorgada por Zapopan en 2004, cuando Arturo Zamora era Alcalde.
La resolución fue ratificada por el Pleno del TAE en 2013, y Salles Alonso perdió el Amparo y la revisión.
Zapopan cumplió parcialmente esta sentencia, ya que reconoció la nulidad de la licencia para urbanizar, pero no hizo nada para cancelar todos los actos que se derivaron del permiso irregular, como el otorgamiento de cuentas catastrales y licencias de construcción.
El Ayuntamiento no sólo incumplió la resolución, sino que otorgó una nueva licencia de urbanización, en el penúltimo mes de la Administración de Héctor Robles.
En marzo de 2016, García Estrada dio por cumplida la sentencia, sin que se hubiera cancelado la licencia de urbanización inicial.
Vega Pámanes le compró el terreno a Salles Alonso, quien, a su vez, fungió como apoderado legal de Francisco Velasco Covarrubias y Pedro Castañeda Landeros.
Este último, sin embargo, murió el 25 de diciembre de 2001, de acuerdo con el acta de defunción 10136 emitida por el Registro Civil número 1 de Guadalajara, de la cual se posee copia.
En este mismo fraccionamiento tiene su casa el Magistrado Antonio Fierros Ramírez.
El Notario Público número 2 de El Salto, Javier Alejandro Macías Preciado, quien le escrituró a Vega Pámanes su terreno, también cuenta con una propiedad en Rinconada del Bosque.
Vega Pámanes pidió licencia hasta el 31 de diciembre, luego de que Grupo Reforma reveló sus antecedentes criminales y que abogó por dos personas armadas, por lo que enfrenta una denuncia penal y cuatro solicitudes de juicio político.

A precio de ganga
El Magistrado con licencia Luis Carlos Vega Pámanes compró un terreno a la mitad de su precio en una zona en litigio en Zapopan.

16 hectáreas mide el terreno donde se encuentra el fraccionamiento.
525 metros cuadrados fueron comprados por Pámanes en 2014.
$2.1 millones pagaron por el predio donde construye una residencia.
$ 4.2 millones costaba en ese entonces el predio adquirido.