Antonio Baranda
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO 21-Ago .- El agente de la Policía Federal (PF) detenido en el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM) por su presunta participación en el trasiego de 600 kilogramos de cocaína en la terminal aérea fue encarcelado y se encuentra sujeto a proceso penal.
Fuentes de la Comisión Nacional de Seguridad (CNS) confirmaron que el agente Edwin Lara Pelcastre fue consignado por el Ministerio Público de la Federación adscrito a la Subprocuraduría en Investigación Especializada en Delincuencia Organizada de la PGR.
Indicaron que el agente tercero de la PF, quien pertenece a la Unidad Canina de la División de Fuerzas Federales en la terminal aérea, es enjuiciado bajo prisión preventiva.
REFORMA publicó ayer que Lara Pelcastre está presuntamente relacionado con un cargamento 600 kilos de cocaína que llegó a México en un vuelo procedente de Venezuela y que fue asegurado el pasado 16 de junio en la Terminal 2.
El policía fue detenido junto con dos personas, identificadas como Juan Carlos Granados López y Antonio Bustamante García, actualmente presos y vinculados a proceso, cuando intentaban extraer ocho maletas con la droga en una camioneta pick-up con siglas del AICM.
En su momento, la CNS reportó el aseguramiento de la droga, con valor aproximado de 200 millones de pesos, además de la captura de las tres personas en flagrancia, pero no dio a conocer que uno de los detenidos era integrante de la corporación federal de seguridad.
A través de una tarjeta informativa enviada ayer a REFORMA, la CNS enfatizó que fueron elementos de la PF quienes detectaron las maletas con narcóticos previa investigación de la División Antidrogas y llevaron a cabo el aseguramiento de los involucrados.
“Incluido un elemento (de la PF), quien al observar una presunta actuación irregular, fue presentado ante el Ministerio Público de la Federación para deslindar responsabilidades”, sostuvo la dependencia.
Las fuentes consultadas revelaron que, desde que tuvo conocimiento de los hechos, la CNS inició al policía un expediente administrativo y le aplicó una “suspensión preventiva de pago”, en tanto concluye el proceso penal en su contra.