Luis Alberto Delgadillo Muñoz y Claudia Esthela López Franco comenzaron a recorrer el camino del matrimonio cuando, en la capilla de San Peregrino Laziosi, aceptaron formar una nueva familia católica.
Con sus respectivos padres y padrinos de velación, la pareja acudió al recinto sagrado, para tomar los votos matrimoniales y jurarse uno al otro frente a Dios, respetarse y amarse hasta el fin de su existencia.
El sacerdote que ofició su ceremonia, bendijo las argollas que, con la dicha de pertenecer uno al otro basado en la misericordia del Padre celestial, portarán en su mano los contrayentes como signo de unión indisoluble, otorgándoles también la santa bendición.
Los contrayentes, ya unidos en matrimonio, fueron honrados con un emotivo brindis que familiares y amigos, prepararon para agasajar a la pareja de recién casados con el firme propósito de pasar un rato agradable con ello y desearles lo mejor en su nuevo hogar.

Compartir
Artículo anteriorRecibe bendición
Artículo siguienteSanta unión