El templo de Nuestra Señora del Rosario (La Merced), fue el recinto sagrado que enmarcó la ceremonia eucarística en la que se recibieron el sacramento del matrimonio, Gustavo Saucedo Cervantes y Jéssica Gómez Díaz.
El emotivo enlace inició cuando los contrayentes arribaron a la casa de Dios, acompañados por sus papás, Gustavo Saucedo Olmos y María Teresa Cervantes de Saucedo por parte del novio, mientras que la novia hizo su entrada al lado de Héctor Gómez y Laura Díaz de Gómez.
Fueron también testigos de este importante enlace, Óscar Hernández y Alma Angélica Saucedo, como padrinos de velación, comprometiéndose a abonar en la conformación de este matrimonio.
Los contrayentes intercambiaron ante Dios, votos de amor eterno, con la promesa de respetarse por lo que reste de vida, comprometiéndose a cimentar su hogar en el amor del Padre Divino.
En celebración de esta unión, los recién casados se reunieron con sus seres más allegados en una recepción celebrada en el salón Villa Constanza, para brindar por su infinita felicidad, misma que fue agradecida por los nuevos esposos.