La Procuraduría Federal de Protección al Ambiente confirmó la detección de Residuos Peligroso-Biológico-Infecciosos en el Bosque de Cobos, cuyo predio ha sido señalado públicamente por activistas ambientales como tiradero clandestino de éste y otro tipo de desechos.
El delegado de la Profepa en Aguascalientes, Adrián Jiménez Velásquez, reveló que personal de la Subdirección de Inspección Industrial encontró cerca de 40 kilogramos de residuos hospitalarios, así como 350 bolsas de diálisis usadas, en la zona de la presa de Los Parga.
Informó que la instancia federal inició una investigación sobre este hallazgo, con la finalidad de deslindar las responsabilidades, luego de que se tuvieran reportes ciudadanos sobre el abandono de bolsas con este tipo de residuos.
La delegación federal canalizó los residuos al centro de manejo de la Secretaría de Salud del Estado de Aguascalientes para su incineración, y se trabaja en la denuncia, señaló Jiménez Velásquez.
De acuerdo al Comité de Vigilancia Ambiental Participativa de la cuenca de Cobos-Parga-San Francisco, y reportes periodísticos, la zona es usada de manera frecuente durante los últimos años como un tiradero clandestino de escombro, plásticos y hasta residuos peligrosos, pese a la riqueza ambiental que posee este sitio.
El activista Luis Miguel Vázquez Sánchez, indicó que se tiene registro de cuatro depósitos de residuos peligrosos en la zona durante los últimos seis años, sin considerar los hallazgos de basura, escombros, entre otro tipo de materiales que son arrojados en los caminos y en el cauce de esta zona de mezquites.