GUADALAJARA, Jalisco 1-May .- El recuperar la confianza ya tiene al Guadalajara instalado en la Liguilla.

El buen momento se vio reflejado en el zapatazo que sacó ayer el juvenil Carlos Cisneros al 19′ para poner adelante a las Chivas, ante unos osados Dorados de Sinaloa.

Ese bello gol del canterano rojiblanco inclinó la balanza a favor de un equipo que juega convencido del estilo de Matías Almeyda, consciente de su potencial y que ligó su sexto juego sin derrota.

Carlos Peña, por la vía penal, aumento la ventaja a 2-0 sobre los sinaloenses, mientras que el argentino Milton Caraglio acortó al 89′ con una gran ejecución, parecida al del 1-0 rojiblanco, pero con la zurda y al ángulo contrario.

Así, las Chivas se convirtieron en un nuevo invitado a la Liguilla por el título, la primera del “Pelado” en México.

Enfrente tuvieron a un cuadro descendido, pero sin presión ni obligación. La idea de los jugadores era mostrarse para buscar seguir en Primera con otra camiseta.

De esa forma llegó el primer aviso de Javier Salas, apenas al minuto de juego, en un tiro que pasó por un lado de la meta de Rodolfo Cota.

Luego las descolgadas de Wilson Morelo y el peligro constante de Caraglio con tiros de media vuelta hicieron trabajar a la zaga rojiblanca, que no tuvo al suspendido Jair Pereira.

Ese ímpetu del visitante recibió un cubetazo de agua fría con el golazo de Cisneros, un disparo cruzado que desató la fiesta en la tribuna.

Luego el “Gullit” cayó en él área al sentir los brazos de Luis Michel, al 29′, quien se lanzó a despojarlo del balón dentro del área, pero el rojiblanco se llevó la amarilla por querer engañar al silbante.

Para la segunda parte los dirigidos por José Guadalupe Cruz recuperaron el balón, hasta que al 53′ se marcó el penal para los de casa por un abrazo de Wilson Tiago sobre Isaac Brizuela.

Con un disparo raso y a la izquierda del portero, el “Gullit” coronó una buena actuación individual.

Almeyda quería más y envió al campo a Omar Bravo, quien tuvo el tercero, pero su disparo se fue por afuera después de una excelsa acción en él área chica, al quitarse a un marcador para quedar pleno frente a Michel.

Las Chivas llegaron a 25 puntos, una cantidad que la directiva y el técnico habían presupuestado en la pretemporada, pero que tras no ganar en las primeras 8 jornadas varios dudaron que alcanzarían.

Almeyda y los suyos no perdieron esa fe, la misma de la que se agarran para llegar hasta la meta final.