Víctor Fuentes
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO  13-May .- La Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) confirmó en definitiva la destitución de un magistrado federal por acoso sexual y laboral a sus empleadas, en el primer caso de este tipo en que el juzgador responsable pierde todas las instancias.
El Pleno de la Corte notificó hoy la ratificación del castigo contra el ex magistrado Rafael Zamudio Arias, denunciado por empleadas que relataron un acoso sexual permanente en el Quinto Tribunal Unitario del Segundo Circuito, en Toluca, perpetrado entre 2007 y 2012.
Zamudio había sido suspendido para investigación desde julio de 2012, y el Consejo de la Judicatura Federal (CJF) lo destituyó en noviembre de 2014, luego de integrar un expediente que contiene el caso de abuso sexual más detallado que se ha presentado en el Poder Judicial.
Los casos previos eran los de Agustín Cerón Flores, un magistrado de Chihuahua destituido en 2001 por acosar no a sus empleadas, sino a la quejosa en un juicio de amparo, y de Héctor Gálvez Tánchez, magistrado de Torreón que sí fue sancionado en 2004 por abuso a sus subordinadas, pero que fue absuelto por la Corte.
Durante la investigación, las empleadas de Zamudio relataron múltiples escenas de abuso realizada por el magistrado.
“Afirmó que como era de origen musulmán, el magistrado le comentó que las mujeres de su religión se veían como si fueran frígidas, pero a él le gustaría que anduviera en bikini”, dijo una de ellas.
“Era práctica común del magistrado entrar a los privados para saludar de beso y abrazo a las mujeres, así como el realizar un recorrido de su mano por la espalda”, agregó otra.
El CJF concluyó que Zamudio obligó a renunciar o movió de puestos a varias mujeres que rechazaron sus conductas, que también incluyeron pellizcos, acorralamientos y tocamientos.
Por nueve votos contra uno, la Corte rechazó en sesión privada argumentos de Zamudio de que la investigación del CJF fue irregular, que sus facultades para sancionar habían prescrito, que no había realmente pruebas en su contra, y que la valoración de pruebas fue incorrecta.
El ministro Jorge Pardo fue el único disidente, no por considerar inocente a Zamudio, sino porque el CJF rechazó su petición de citar a declarar durante el procedimiento administrativo a Ligia Contreras, Gloria Ramírez, Roxana Velázquez, Zylnne Muziño y María Cristina Domínguez, con el argumento de que en la investigación previa ya habían declarado y serían revictimizadas.
“Si bien se debe proteger a las víctimas de una conducta de esta magnitud, no por ello me parece que el CJF debió negar esa posibilidad al imputado, ni tampoco desatender la obligación de investigar la conducta y determinar si se encuentra realmente demostrada”, sostuvo Pardo.
Cabe mencionar que el CJF también detectó a Zamudio depósitos bancarios no justificados por 4.7 millones de pesos, pero ese tema es motivo de otra investigación.