CIUDAD DE MÉXICO.- En 84 días todo habrá acabado para Black Sabbath.
Pero la gira del adiós, que pasará por México este miércoles y culminará el 4 de febrero en la Genting Arena de Birmingham, Inglaterra (ciudad donde nació el grupo), no muestra signos de flaqueza. Por el contrario, para Geezer Butler, letrista y bajista del trío pionero del metal, la despedida se da cuando la banda suena mejor aceitada que nunca.
“Sí, nos vamos en un punto muy alto. Lo hacemos tocando mejor que nunca, así que es preferible ser recordados de este modo que dando lástima. Los conciertos han sido una maravilla y la respuesta de los fans… fantástica”, comenta el músico, de 67 años y quien ya tiene planeado qué hacer tras el retiro.
“Es triste decir adiós a lo que ha sido una gran parte de nuestra vida, pero creo que es el momento propicio para disfrutar algo de la vida en casa. ¡Me enfocaré en no hacer nada! Veré televisión, escribiré música, viajaré como un simple turista, leeré mucho y disfrutaré la vida en el hogar”.
El veterano, quien le puso el nombre definitivo a la banda liderada por Ozzy Osbourne, admite que el linfoma que padece el guitarrista Tony Iommi desde 2012 ha sido clave para tomar la difícil decisión de dejar los escenarios con los 80 recitales del The End Tour.
“La gira del disco 13 se acortó por el cáncer de Tony (Iommi). Cuando acabó, todos sentimos que nos faltaba un tour más, así que decidimos emprender este como el último de manera oficial. Si Tony no tuviera cáncer, posiblemente no estaríamos diciendo adiós todavía, pero es innegable que la naturaleza debe seguir su curso y nadie puede trabajar con este ritmo eternamente”, añade, en entrevista vía e-mail.
“La gente cambia con la edad. Todos hemos madurado, unos más que otros. No podemos comportarnos como cuando teníamos 20 ó 30, necesitamos cuidar nuestra salud y nos mantenemos relativamente sanos porque sabemos que hay que estar a la altura de los shows que damos”.
Al momento de hacer el recuento de los logros, a Butler no le preocupa la calificación que merece Black Sabbath.
“Es difícil decir qué lugar ocupamos en la historia de la música. Me halaga saber que hemos influido a todo un género musical e inspirado a muchas otras bandas y artistas”.
-Ahora ustedes tienen aviones privados y las mejores suites en los hoteles, pero ya no drogas ni mujeres. ¿Es más divertido ir de tour hoy día?
“Sí. He disfrutado estar de gira como nunca antes en mi vida. Me encanta salir y sentir la diferencia de ciudades y países. Es increíble recordar lo que hemos hecho en la noche previa”. (Luis Carrillo/Agencia Reforma)