Confían a Dios su matrimonio

Amor eterno se han jurado César Eduardo Cisneros Salazar y Mildred Leticia Carranza Huerta, al conformar su propia familia en una hermosa ceremonia religiosa.
El templo de San Antonio de Padua abrió sus puertas para enmarcar los esponsales de la pareja de jóvenes enamorados, contando con la destacada presencia de sus respectivos padres.
El novio fue acompañado por Francisco Cisneros e Inocencia Salazar Méndez, mientras que la novia, hizo su arribo al lado de Rufino Carranza Chávez y Leticia Huerta Murillo.
Ante el Creador, prometieron ser fieles uno al otro hasta el fin de sus días, aceptando ser marido y mujer, mediante el pronunciamiento de sus votos sagrados.
Como testigos de esta importante alianza estuvieron sus padrinos de velación, Javier Huerta Murillo y María Inés Carranza Chávez, comprometiéndose con esta nueva familia.
El representante de Cristo en la tierra les dio la bendición a estos esposos y elevó sus plegarias al Altísimo para que a lo largo de su matrimonio, se vea fortalecido en su amor, acto al que se sumaron sus seres queridos.
Luego de tan emotiva celebración, los recién casados celebraron con una romántica recepción en el salón Quinta Esmeralda, a donde familiares y amigos acudieron a su encuentro para ofrecer sus más sinceras felicitaciones por esta hermosa boda.

El detalle

El templo de San Antonio de Padua fue el recinto elegido para llevar a cabo el enlace de César Eduardo y Mildred Leticia.