Claudia Guerrero
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO 10-Jul.- La dirigencia nacional del PRI y su representación ante el INE aseguraron que cuentan con pruebas suficientes para retener el triunfo en la elección de Coahuila.
Incluso descartaron la posibilidad de que se anulen los comicios en los que resultó ganador, hasta ahora, el priista Miguel Riquelme.
“No nos planteamos en este momento el escenario de la repetición de las elecciones porque las supuestas faltas que está señalando el INE son perfectamente acreditables para nosotros”, sostuvo el vicecoordinador de los diputados del PRI, Jorge Carlos Ramírez Marín.
La estrategia legal del tricolor pretende atacar los argumentos de los consejeros del órgano electoral que contabilizaron en los gastos de campaña tanto el pago a representantes de casillas, como la transmisión de spots.
Los abogados del partido advirtieron que el supuesto gasto ejercido para pagar a los priistas que estuvieron presentes en las mesas de votación no debe sumarse a los gastos de campaña, pues no llevaron a cabo labores de promoción del voto.
Sin embargo, los priistas advirtieron que, al margen de ese debate, cuentan con suficiente documentación para comprobar que sus representantes realizaron trabajo voluntario.
Ramírez Marín, también representante del PRI ante el INE, explicó que las cartas ya fueron entregadas, pero que su partido está dispuesto a volver a presentarlas para evitar que ese dinero se sume a los recursos ejercidos por Riquelme.
“Nos da mucho gusto que la fiscalización exhaustiva que ordenó el INE haya dado como resultado que nuestras infracciones son una supuesta no presentación de las cartas donde se ofrecen gratuitamente los servicios de los representantes de casillas”, dijo.