Diana Baptista
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO 24-Sep .- Sin encontrarse de frente con la Marcha por la Familia, integrantes de la comunidad gay, lésbico, bisexual, transexual, travesti, transgénero e intersexual (LGBTTTI) defendieron su derecho a casarse y adoptar.
Realizaron una toma simbólica del Ángel de la Independencia durante seis horas, durante las cuales su principal consigna fue “¡Matrimonio y adopción para toda la nación!”.
“Somos una resistencia pacífica para hacernos visibles ante el Frente Nacional por la Familia, que lamentablemente está difundiendo un discurso de odio, coartando los derechos y la legislación vigente”, señaló Jesús Silva, vocero del Frente Orgullo Nacional.
Colocados sobre el lado oriente del Ángel, los alrededor de 500 manifestantes, según estimaciones de la Secretaría de Seguridad Pública capitalina, permanecieron rodeados por policías de Tránsito, quienes dividieron en dos el espacio alrededor del monumento para evitar el encuentro de las dos manifestaciones.
La del Frente Orgullo Nacional fue una fiesta, acompañada por la música que se escuchaba desde las bocinas proporcionadas por el Sindicato Mexicano de Electricistas (SME).
“Estamos aquí para defender los derechos de todas las personas. Todos tenemos derecho a amar, a formalizar su unión, a tener hijos”, expresó Alejandro García, miembro de la organización Musas de Metal.
Aunque no hubo confrontación, algunos manifestantes discutieron entre sí y con los policías capitalinos, ya que querían avanzar hasta la columna del monumento.
Con la representación de la pareja presidencial por parte de integrantes de la comunidad LGBTTTI y un centenar de militantes, Morena se sumó a la concentración en el Ángel en favor del matrimonio igualitario.
“Justificando libertad de expresión se busca violar los derechos de un sector importante de la población. La ultraderecha no ha entendido que todos somos ciudadanos de un Estado Laico”, dijo Temístocles Villanueva, secretario de la Diversidad Sexual de ese partido.