Cerca de un 50% de los menores en edad escolar tienen problemas de visión, que pocas veces son detectados y atendidos por padres de familia y maestros, recalcó el oftalmólogo colaborador de la Fundación de Banco de Ojos, Arturo Ortiz Llinas; quien en este sentido destacó que en conjunto con el Club Rotario, se llevan a cabo jornadas de atención gratuita, en planteles educativos donde los alumnos provienen de familias de escasos recursos.
“Es para detectar problemas de visión en primaria. El programa se llama «Una visión perfecta, para una educación perfecta»; es una jornada de higiene visual, que el año pasado se realizó en la escuela David G. Berlanga, que se ubica en la colonia Curtidores. Ahí atendimos a la totalidad de la población estudiantil, pero es importante destacar que 35 niños vienen de orfanato”, indicó.
El especialista en el cuidado de los ojos, precisó que tan solo en dicha institución, con una matrícula total de 180 alumnos, 89 requirieron de la ayuda de anteojos; es una cifra considerable, tomando en cuenta que son de familias que no cuentan con los recursos necesarios para llevarlos a que se les brinde la atención adecuada, a fin de que se les detecten estas problemáticas.
“Es importante detectar a tiempo problemas visuales; por ejemplo, en esta primaria, entre los alumnos de cuarto, quinto y sexto grado, detectamos a tres que requerían terapia visual por problemas de ambliopía, que es el problema del ojo flojo. Además hay dos niños con estrabismo”, subrayó.
Ortiz Llinas destacó que con ayuda del Club Rotario y el Patronato del Banco de Ojos, se logró llevar a cabo las cirugías para corregir el problema de estrabismo, además de dotar a los cerca de 90 alumnos, de los lentes que requerían.
“Ellos están felices, cambia sus vidas; siguen con terapia visual, y están bajo tratamiento; si bien nosotros lo hacemos con mucho gusto, considero que debería ser un programa que se ejecute a nivel estado, por las instancias públicas competentes. Vemos que en el caso de los colegios particulares, en la mayoría, dentro de los requisitos del alumno, está una valoración médica puntual, a fin de que cumpla con estándares de calidad; así, los niños que necesitan ayuda de anteojos, los tienen a tiempo. Esto debería ser requisito en escuelas públicas y así detectar problemas visuales en forma temprana”, enfatizó.