Carlos Gutiérrez Gutiérrez

En los próximos años, de no haber un ajuste estructural y consistente que dé viabilidad al sistema de pensiones, las personas que se jubilen a partir del 2021, pasarán a engrosar las filas de la pobreza en México, advirtió Gerardo Sánchez, especialista en Fianzas.

El Sistema de Ahorro para el Retiro (SAR), que comenzó a funcionar en 1997, previó una aportación para el ahorro bastante limitado, sólo el 6.5% del ingreso neto de los trabajadores, cantidad que, debido al accidentado paso de la economía nacional en estas décadas y a la limitada capacidad de nuestra economía para generar y conservar la riqueza, resultará insuficiente para que se pueda dotar de una vida digna a quienes dejen de laborar por razones de edad.

Con esta aportación del 6.5%, alcanzará para pensionar únicamente con una tercera parte del último salario acreditable al trabajador en retiro, por lo que, quienes tengan ingresos salariales en ese momento de tres salarios mínimos, únicamente recibirá uno solo, lo que a todas luces resultará insuficiente para que una persona viva y pueda seguir dando manutención a sus dependientes.

Especialistas avizoran que ante la pérdida automática del nivel de percepción de dos terceras partes, los trabajadores que cumplan con sus semanas para su retiro y que cumplan la edad, difícilmente van a querer dejar de laborar, “restando espacios de trabajo a las generaciones que se incorporan a la vida laboral”.

Es un problema serio, “muchos le llaman una bomba de tiempo y yo agrego que quizás sea una de gran capacidad destructiva”, dado que “será el propio Estado, el que con sus políticas genere por sistema, pobreza”.

Otro aspecto que destacó el especialista es que, la población de México será mayoritariamente adulta, y en el caso de las personas de más de 50 años serán muchos más que los que hoy existen, por lo que el problema no será sencillo.

Sin embargo, dijo que una estrategia que podría ayudar de una manera efectiva es, que mientras exista el actual modelo de pensiones, “que desde mi punto de vista debe reformarse”, se deberá incrementar el porcentaje de ahorro para el retiro.

“Se requiere que, bajo las actuales condiciones económicas, se destine por lo menos el 13% del ingreso de los trabajadores”, con dicho porcentaje será posible que en el transcurso de su vida laboral, cuando llegue a la edad de jubilación, su cuenta personalizada le alcance para sostenerlo los siguientes años conservando prácticamente el ingreso que vino percibiendo en los últimos años de trabajo.

Sin embargo, indicó que lo que obliga, dadas las actuales circunstancias económicas, es que los legisladores pongan atención a este tema, se metan a fondo y brinden a los mexicanos la posibilidad de contar con un sistema de pensiones sólido y que asegure la tranquilidad de quienes trabajaron toda su vida para disfrutar de sus últimos años en paz.