Con el regreso a clases, gran cantidad de niños conviven casi a diario y ello aumenta el riesgo para que se contagien de parásitos, por lo que es importante seguir las medidas preventivas que disminuirán el peligro de los niños y sus familiares tengan piojos.

El Dr. Iván Alexander Luévano Contreras, del ISSEA, mencionó que estos pequeños insectos se adhieren al cabello y sobreviven alimentándose de la sangre que extraen del cuero cabelludo.

Para evitarlo, el mejor remedio es la prevención, por lo que se recomienda que el pelo siempre esté limpio.

Es fundamental lavarlo diariamente y es aconsejable la utilización de suavizante o acondicionador, ya que dificultan la fijación de estos insectos al cabello.

Hay que peinarse a diario antes de salir de casa y de acostarse; el peinado del cabello no sólo es efectivo para detectar piojos o liendres (los huevos que ponen estos insectos), sino también para eliminar estas larvas;  en este sentido, los peines de púa fina son los mejores.

“Debemos revisar el cabello periódicamente; nada mejor para prevenir una plaga de piojos que detectarla con tiempo suficiente para atajarla e impedir que continúe su expansión, para ello, lo mejor que se puede hacer es dedicar 10 minutos a revisar exhaustivamente el pelo, dos o tres veces por semana”.

Debe evitarse el contagio por parte de otras personas; las infestaciones de piojos se producen por contagio, pasando en muchas ocasiones de la cabeza de una persona a la de otra directamente. Por esta razón, una medida fundamental es limitar el contacto directo con individuos que puedan estar infectados.

No hay que compartir objetos de uso personal, como peines, toallas o gorras; los piojos pueden anidar en ellos y pasar al cabello del próximo que los utilice.

Es recomendable realizar una desinfección y lavado periódico de sábanas, ropa y peines; también mantener una comunicación constante con la escuela y los padres; los planteles son uno de los focos principales de plagas de piojos, por lo que es muy útil poder saber quién está infestado, no sólo para darle el tratamiento que le corresponda, sino también para evitar que contagie al resto de niños y profesores.

Los padres de familia deben estar atentos en sus hijos en este regreso a clases y seguir estas medidas preventivas, y en caso de que algún miembro de la familia contraiga piojos, lo mejor es acudir a un centro de salud para que el médico indique cuál es la forma más efectiva de eliminarlos.