Una hermosa amistad con Jesús es la que han conformado las hermanas Miranda, Samantha y Nicole Navarro Valdivia, luego de que en el templo de Nuestra Señora del Rosario recibieron la dicha de participar de su cuerpo y sangre.
Para unirse a la fiesta de la eucaristía, las pequeñas acudieron acompañadas por sus orgullosos padres, Enrique Navarro y Angélica Valdivia.
Al entrar al recinto, las niñas caminaron hacia el altar con sus respectivas madrinas, Miranda con María Guadalupe Valdivia, Samantha con Claudia Longoria y Nicole con Concepción Valdivia, quienes se comprometieron para iluminarlas en el camino de la fe.
Familiares y amigos de la familia Navarro Valdivia, atestiguaron el sublime momento en que, por medio del representante de Cristo, tomaron la hostia y bebieron del cáliz consagrado, y ya una vez postradas ante Dios, agradecieron a él permitirles acogerlo en su corazón.
Los presentes se unieron a las oraciones que las niñas hicieron al concluir la ceremonia solemne. Miranda, Samantha y Nicole se retiraron en familia para reunirse en el jardín Gran Concordia y disfrutar de una tarde agradable en compañía de sus allegados, de quienes recibieron sinceras felicitaciones.

Compartir
Artículo anteriorEs hija de Dios
Artículo siguienteRecibe el pan de vida