Con gran alegría, los hermanos Santiago y Emiliano Zermeño Valenciano, compartieron la gracia de la primera comunión.
La capilla del Sagrado Corazón (Los Fresnos) enmarcó la ceremonia sacramental donde estuvieron presentes los familiares de los neocomulgantes, destacando la asistencia de sus orgullosos papás y padrinos.
Emotivo fue el momento en el que el ministro de la Iglesia salió al atrio para recibir a la familia Zermeño Valenciano, encabezada por los hermanos que, después de prepararse en el catecismo, se hicieron merecedores a la primera comunión.
Momentos después, los niños se postraron frente a la imagen del Creador para agradecer a Dios por los favores recibidos, al mismo tiempo que recibieron el Cuerpo y la Sangre de Cristo.
Asimismo, escucharon las peticiones que sus allegados dirigieron especialmente para ellos, a través de las cuales pidieron a Dios por su salud y bienestar.
Al final, el sacerdote bendijo, principalmente a los festejados, después a sus familiares, deseándoles un día colmado de alegría y hermosos momentos.