La niña Ana Regina de Luna Baca, recibió por vez primera el pan de vida, representado en el cuerpo y la sangre de Jesucristo.
La celebración de la santa misa se llevó a cabo en el santuario de Nuestra Señora del Rosario, con la destacada presencia de los padres de la pequeña, Ivone y Carlos de Luna, así como de sus padrinos, Gabriela González y Alejandro Ramírez, al igual que Ana Laura Placencia y Carlos Padilla.
Sus familiares y amigos, compartieron con ella el emotivo encuentro con Jesús, que llenó a plenitud sus corazones, mediante el sacramento de la comunión, que de manos del sacerdote oficiante, recibió.
Más tarde, la niña Ana Regina en compañía de sus seres queridos, entre ellos sus amistades, sostuvieron una reunión para festejar el acontecimiento en el salón Hacienda Residencial, lugar donde compartieron también gratos e inolvidables momentos.