El pan de vida ha sido tomado por vez primera por el pequeño Ángel Jared Hernández Oliva, durante una celebración solemne en el templo de San Juan Diego, recinto donde recibió el sacramento de la comunión.
José Luis Hernández Donoso y Angélica Vanessa Oliva Jasso acompañaron a su hijo en este momento tan especial y ofrecieron sus oraciones por él.
Durante su celebración, el sacerdote se dirigió al niño, con un mensaje en el que recalcó la enorme satisfacción que es el conformar una estrecha amistad con Jesús, de la cual él ya es partícipe.
A partir de ahora podrá disfrutar del banquete de su cuerpo y su sangre cada vez que lo desee, pues la primera comunión, le dijo, es el alimento que va a nutrir su corazón, su fe y su alma.
Luego de la homilía, sus padrinos, Víctor Manuel Oliva Marfileño y María Elena Jasso Sánchez, se pusieron de pie para sellar su compromiso de fe con Ángel Jared y entregarle su vela, Biblia y rosario.
El momento más bello de la ceremonia llegó para Ángel Jared al tomar el cuerpo y la sangre de Cristo, al igual que sus papás y padrinos.
La familia del neocomulgante presenció cada parte de la misa y lo acompañaron durante su festejo, para manifestarle sus felicitaciones y brindar en su honor.