Ulises Díaz 
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO  22-Abr.-  Sólo 4 de cada 100 internautas mexicanos hacen compras en línea, de acuerdo con la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Comercio y Desarrollo (UNCTAD, por sus siglas en inglés), una proporción similar a la de Uganda.
Este indicador de comercio online es muy bajo respecto a Reino Unido, donde 85 por ciento de los usuarios de internet hace compras por este medio; seguido por Dinamarca, con 81 por ciento; y Estados Unidos y Noruega, con 79 por ciento.
En contraste, las economías que menos usan este medio son Venezuela y Armenia, con uno por ciento; Georgia, con 2 por ciento; Egipto y Azerbayán, con 3 por ciento; y Uganda, empatada con México en 4 por ciento.
Sin embargo, y a pesar del poco uso que los mexicanos hacen del e-commerce, el País está situado en posición 63 de 137 países, y con una calificación de 49.1 puntos sobre 100 en el Índice de Comercio Electrónico B2C 2016.
En éste se evalúan las condiciones para hacer transacciones online considerando factores como uso de internet, infraestructura, seguridad y servicios financieros.
La calificación del País es alta porque está bien evaluado en servidores de internet seguros, donde hay 61 proveedores por cada millón de habitantes, mientras que en calidad de infraestructura postal obtiene una calificación de 73, según la medición de la Unión Postal Universal.
En México, 44 por ciento de la población es usuaria de internet, lo que la coloca a la mitad de la tabla, y sólo 18 por ciento de la población mayor de 18 años usa tarjetas de crédito, que es una proporción baja.
En el índice, los primeros lugares, respectivamente, los ocupan Luxemburgo, Islandia, Noruega, Canadá, Japón y Finlandia. En tanto, al fondo de la tabla están Myanmar, Madagascar, Burundi, Guinea y Niger.
“Un número creciente de países está diseñando políticas nacionales y estrategias para capturar el potencial del comercio electrónico para impulsar el desarrollo económico. El índice ayuda a los creadores de políticas a darse cuenta qué tan listas están sus economías para estos procesos y en dónde se necesitan mejoras”, dice el reporte.