José Luis Adriano Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- En los espectáculos en vivo normalmente se espera que los asistentes apaguen sus teléfonos para no distraer a los artistas, pero en la presentación “Toruk, el primer vuelo” del Cirque du Soleil, nos pidieron lo contrario.
“¡Sumérjase en el mundo de Pandora con la aplicación de TORUK – El Primer Vuelo! Descubra lo que se siente ser parte del espectáculo, acceda a fotos y videos de bastidores nunca antes vistos y mucho más”, decía la descripción de la app que instalé en mi teléfono.
Para el nuevo espectáculo del Cirque du Soleil, inspirado en Avatar, la película de James Cameron, la empresa trabajó junto con SAP, su aliado tecnológico desde hace 15 años.
“Cuanto tuvimos esta gran oportunidad y desafío para hacer un show basado en la cinta de James Cameron, quisimos decir ‘SAP, ayúdanos'”, dijo Frederic MacDonald, gerente senior de cuenta del Cirque du Soleil.
A través de HANA, una tecnología de base de datos utilizada por empresas en todo el mundo, SAP creó una aplicación que reacciona a la banda sonora del show en vivo y lanza notificaciones que invitan al asistente a interactuar con el show.
“HANA sabe en qué lugar específico la gente está sentada al interior de la arena y tiene funciones geoespaciales como Google Maps. Sabe exactamente dónde estás”, dijo Alycia de Avila, directora global de patrocinios de SAP.
“Nuestra tecnología crea virtualmente un mapa de la arena en todas las ciudades”

La experiencia
Así, sentado como una de las 11 mil personas que acudieron a la función del 17 de febrero, en el Palacio de los Deportes, esperé a que mi celular me invitara a interactuar con la función.
La historia de “Toruk, el primer vuelo”, está situada 3 mil años antes que la de “Avatar”. Sin embargo, me sentí muy conectado al presente cuando mi teléfono vibró pidiéndome que apuntara la pantalla al escenario.
Luces parpadeantes, efectos de lluvia y ojos tenebrosos fueron los efectos que aparecieron en la pantalla, e hicieron juego con las luces de los 40 proyectores instalados en el escenario que dieron vida al planeta Pandora.
Según MacDonald, una de cada tres personas que asiste a Toruk utiliza la aplicación. En el evento, calculé al menos un cuarto de los asistentes con los celulares encendidos. El efecto percibido fue el de traer una pulsera parpadeante en un concierto de rock, sincronizada con la música del espectáculo y de funcionamiento automático.
Sin embargo, no todo fue perfecto con la aplicación. Su funcionamiento fue lento al hacer el registro de sesión y seleccionar mi asiento en la arena, y algunos efectos tardaron en aparecer. Además, las notificaciones no me llegaban si apagaba los datos, y la batería se consumió bastante por mantenerse abierta durante el show, de unas dos horas de duración.
A pesar de esto, la experiencia general fue interesante. SAP dice que la app también recopila detalles de cómo interactuaron sus usuarios, así que esperaría que la retroalimentación ayude a mejorar el funcioamiento de futuras aplicaciones.
MacDonald adelantó que el Cirque Du Soleil también está interesado en los wearables. Quién sabe, a lo mejor su siguiente show lo vivo con un reloj inteligente o una app de realidad aumentada para sumergirme aun más en los mundos recreados por sus artistas.