Irineo Morales
Agencia Reforma

CIUDAD JUÁREZ, Chihuahua 17-Mar.- Jóvenes de la Colonia Anapra demuestran lo vulnerable que ha sido el reforzamiento del muro fronterizo entre Ciudad Juárez, Chihuahua y Sunland Park, Nuevo México.
Para competir y divertirse, los habitantes escalan el muro y muestran lo fácil que puede representar subirlo para eventualmente cruzar hacia Estados Unidos. Lo hacen en cuestión de segundos, aunque no lo brincan.
“Aunque lo pongan, de todos modos se escapa la gente pa’llá”, indicó uno de los jóvenes.
El muro se encuentra ubicado detrás de sus casas y desde mediados del año pasado, durante la Administración de Barack Obama, comenzaron a reforzarlo con acero para reemplazar la malla ciclónica de 2 kilómetros, que se debilitó por el clima y la arena, de acuerdo con el Departamento de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos.