Este viernes, a las 12 horas, tendrá lugar en el Teatro Aguascalientes el sexto informe del gobernador José Carlos Lozano de la Torre, que permitirá valorar lo que hizo en los seis años que ha estado al frente de la administración pública, en qué condiciones lo deja y el mensaje final a los aguascalentenses, que como ha sido tradición, además de ser de agradecimiento por esta oportunidad que le dieron de ocupar el máximo cargo será de estar al tanto cómo visualiza el futuro local y nacional.

A vuela pluma puede decirse, en términos generales, que hizo más que otras administraciones, principalmente en la atracción de inversión extranjera y nacional y en la creación de empleos, que son rubros de la mayor importancia ya que de ahí se desprende la estabilidad que hoy tienen más de 80 mil familias, al tener un ingreso seguro, que se traduce en mayor circulante, lo que favorece a los sectores comercial, de servicios e industrial.

Si se quiere esa será su herencia histórica, toda vez que al haber trabajo hay desarrollo y tranquilidad social, constituyéndose en algo que se vivió a lo largo del sexenio, lo que no quiere decir que todo está solucionado, porque una sociedad en crecimiento siempre tendrá nuevas necesidades, pero que hubo importantes avances no se puede negar.

Al concluir el trayecto, deja en caja 729.3 millones de pesos, un prepago de 100 millones de pesos a la deuda, otros 100 millones al patrimonio del Fondo de Estabilización de Ingresos del Estado y cubiertos los alcances de fin de año a los trabajadores del gobierno.

Con lo anterior, dijo a principios de este mes, entregará una entidad “con certidumbre, confianza y seguridad” y deja firmes las bases para que la próxima administración inicie sin mayores problemas y pueda mantener el ascenso económico, industrial, agroindustrial y la cohesión social.

Junto con representantes del sector privado y social, estarán miembros de la Conferencia Nacional de Gobernadores (Conago), por lo que durante varias horas la atención nacional se centrará en Aguascalientes, toda vez que entre los invitados habrá varios que pretenden la candidatura presidencial en sus partidos, lo que constituirá el ingrediente extra de la ceremonia.

CINCO DÍAS

Martín Orozco Sandoval ha fijado como plazo cinco días después del uno de diciembre, para conocer en qué condiciones se encuentra cada dependencia del gobierno del estado, ya que una cosa es el proceso de entrega-recepción y otra la realidad, que sólo se sabrá cuando los nuevos titulares asuman el control.

Mientras tanto, se afinan los últimos detalles de las iniciativas de reforma de ley que enviará al Congreso del Estado, el mismo jueves de la semana próxima en que rinda juramento como gobernador del estado, que de acuerdo a lo manifestado por el propio mandatario electo habrá una compactación de mando en las secretarías y direcciones, en aras de lograr mayor eficiencia en el servicio, además de significar un ahorro de recursos que se destinarán a programas de apoyo social.

El propósito es lograr que el quehacer público sea no sólo más eficiente sino más cercano al pueblo, por lo que se pretende que los responsables de cada área escuchen y atiendan a los aguascalentenses con la misma sensibilidad que ellos esperan recibir cuando se encuentren del otro lado del escritorio.

En la misma fecha presentará y turnará al Congreso la Ley de Ingresos y Presupuesto de Egresos 2017, ya con los ajustes obligados ante el recorte federal que afecta a prácticamente los 32 estados del país, que en el caso de Aguascalientes representará mil quinientos millones de pesos menos en participaciones federales, sin embargo lo que se disponga tendrá un contenido estrictamente social, buscando hacer más con menos mediante un gasto adecuado, que además permita la reestructuración de la deuda.

Respecto a las reuniones temáticas que tienen lugar entre la actual administración y representantes de la próxima, para conocer la condición que guarda cada oficina, es una cuestión de protocolo, de una explicación de lo que hay en recursos humanos, infraestructura, financieros, programas en marcha y los que pudieran llevarse a cabo, pero que en términos claros no significa profundizar, en libros, documentos, inversiones, pagos, deudas, etc.

Por ello, Orozco Sandoval puntualiza que hasta que sus colabores estén al frente de las oficinas se conocerá cuál es la situación real, ya que en las actuales condiciones no se puede precisar nada, sólo que parte de una disposición que por ley debe cumplirse.

Aún cuando el próximo gobernador establece cinco días como límite para determinar qué fue lo que recibieron, de cualquier manera cuenta con un mes para verificar la información recibida y al mismo tiempo indagar si todo lo descrito se ajusta a la verdad, por lo que adelantó que de encontrar alguna inconsistencia se exigirá una explicación puntual al que fungió como encargado del área correspondiente, de ahí que todos los ex funcionarios deben estar disponibles a la hora en que se les requiera.

En este sentido, MOS ha evitado anticipar vísperas y de esta manera frena cualquier tipo de rumor y confrontación que sólo provocan ruido, por lo que dejará que todo se haga en su momento y de acuerdo a las circunstancias hará alguna declaración, lo que es, una vez más, un ejemplo a nivel nacional, luego de que algunos gobernantes electos han sido corrosivos con lo que reemplazarán, actitud que lejos de abonar a la concordia genera conflictos que tardarán en eliminarse.

DESPIDOS FEDERALES

Pese a que la oposición política mantiene la acusación de que hay un “exceso” de trabajadores federales, la verdad es muy distinta, ya que cada año se eliminan plazas, algo que en Aguascalientes se comprueba en varias oficinas, donde el trámite de algún asunto tardaba uno o dos días y hoy es de una semana o dos, debido a que la carga de trabajo es mayor ante la reducción de la nómina.

Aún en el sector educativo, donde presumiblemente no debe haber faltante de profesores, se presenta esta situación y de ello dan cuenta los medios de comunicación por las quejas de los padres de familia de escuelas primarias y secundarias, obteniendo como respuesta que se debe al proceso de jubilación que tiene lugar, lo que si ese fuere el caso entonces se carece de una planeación ya que quien solicita la prejubilación tiene que hacerla por escrito y no se va de un día para otro, sino que tarda semanas y hasta meses para que sea efectiva, de manera que en ese lapso se tiene la oportunidad de tener listo al suplente, que está justamente en el listado de los que aprobaron el examen de ingreso al servicio profesional docente.

En otras dependencias los empleados también cumplen con los mismos requisitos, sólo que al llegar su ausencia no se cubre la vacante, sino que el trabajo que desempeñaba se reparte entre los que están y a eso se debe la demora de los asuntos, cuestión que afecta directamente a los ciudadanos.

De acuerdo al Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF), aprobado por la Cámara de Diputados, en 2017 el gobierno seguirá con el programa de despidos de servidores públicos, para ello se tiene una partida de 882 millones 447 mil 741 pesos, prevista para el Programa de Separación Laboral, sin determinarse el número de plazas que serán eliminadas, unas mediante la liquidación y otras por jubilación, pero en todos los casos ya no serán cubiertas.

En el presente año, para el mes de septiembre, se habían cancelado 11 mil 279 plazas y faltan 4 mil 546 para completar el proceso, aunque se espera que para 2017 sea menos del 50% de esa cifra, en virtud que se destinó una cantidad inferior, que de cualquier manera mantendrá alertas a los burócratas, ya que nadie sabe a quién le tocará el porrazazo.