Carlos Landeros Rojas y Araceli Rosas Huerta intercambiaron promesas de amor, respeto y fidelidad, con motivo de sus esponsales.
La pareja decidió dar fin a la etapa de noviazgo para comenzar una nueva vida en matrimonio y de esta manera fundar su propia familia, motivo por el cual acudieron ante Dios para recibir la bendición nupcial, misma que les fue otorgada en la capilla del Sagrado Corazón de Jesús (Los Fresnos).
Entre la concurrencia estuvieron presentes los señores: Roberto Rosas y Berenice Huerta, papás de Araceli; Gilberto Landeros y Maruja Rojas, papás de Carlos.
Asimismo, destacó la presencia de los padrinos de velación, Roberto Rosas y Laura Rosales.
El Jardín Eucaliptos enmarcó la recepción y el brindis que se ofrecieron en honor a los recién casados.