Por toda una vida juraron permanecer juntos Alfredo Mingram y Lizeth Rodríguez Dagda.
La ceremonia religiosa en la que fue bendecido su amor, se llevó a cabo en el templo del Señor de Encino, al cual arribaron acompañados de sus seres queridos, destacando la presencia de sus padrinos de velación.
Del brazo de sus respectivos padres, los contrayentes caminaron por el recinto hasta el altar donde fueron recibidos por el pastor de la Iglesia católica. En su presencia, la pareja intercambió votos de fidelidad hacia la persona amada y juró ante Dios respetarse por el resto de sus vidas.
El presbítero hizo un llamado a los jóvenes a iniciar esta nueva etapa de vida encomendándose siempre al Creador y poniendo su matrimonio en sus manos, con la finalidad de que él les dé la sabiduría necesaria para sobrellevar las pruebas que les ponga en el camino.
Al finalizar la ceremonia eucarística, los recién casados compartieron con sus allegados un brindis celebrado en un salón particular, ornamentado para la importante ocasión en el cual, ofrecieron para deleite de los invitados su primer baile como esposos.

Compartir
Artículo anteriorAlianza eterna
Artículo siguienteDisfrutan recorrido