Leonardo González Agencia Reforma

MONTEREY, NL.- A veces las mejores ideas vienen de lugares inesperados, según el joven genio Jack Andraka. Con apenas 15 años en ese entonces, e inspirado por la muerte de un amigo de la familia a causa del cáncer de páncreas, Andraka desarrolló un método barato y efectivo para detectar este mal.
Así, cuando aún era estudiante de secundaria, dedicó tardes y vacaciones enteras para encontrar en la mesotelina un efectivo biomarcador del cáncer pancreático.
¿El resultado? Un sensor de tiras que es 168 veces más rápido, 26 mil veces más barato y 400 veces más sensible que el sistema estándar.
Para el joven, hoy de 19 años, lo más complicado que vivió en ese proceso fue, más que enfrentarse a los adultos como investigador adolescente o la falta dinero, el acceder a la información.
“La gran mayoría de los artículos científicos están restringidos por pagos, y si quieres acceder a alguno de estos artículos tienes que pagar 35 dólares por artículo, y esto se incrementa exponencialmente cuando haces investigación”, dijo Andraka en su ponencia.
“Es ridículo, hace casi imposible que alguien que le interese la ciencia pueda hacer ciencia, y a veces las mejores ideas vienen de los lugares más inesperados, como un chico de 15 años que no sabía qué era el páncreas”, platicó en la charla.
Por ello, el joven pide a universidades y centros de investigación cambiar de modelo y ofrecer algunas alternativas para ofrecer artículos científicos de manera gratuita.
“Se dice que hay que involucrar más a los niños en la ciencia, pero cuando un sencillo de Katy Perry cuesta 99 centavos de dólar, y un artículo científico cuesta 35 dólares, es algo así como un mensaje confuso”.
También compartió entre risas que desde muy corta edad a él le gustaba experimentar en su casa, y por la peligrosidad de algunos de sus experimentos, su mamá le prohibió hacerlos en casa.
Ante un auditorio lleno, Andraka demostró, también, genialidad para hablar en público: su charla fue amena, rápida y didáctica.
Él actualmente estudia en la Universidad de Stanford y realiza investigaciones sobre nanorobótica, biotecnología y estadística económica.

ASÍ LO DIJO
“Se dice que hay que involucrar más a los niños en la ciencia, pero cuando un sencillo de Katy Perry cuesta 99 centavos de dólar, y un artículo científico cuesta 35 dólares, es algo así como un mensaje confuso”.
Jack Andraka, científico de 19 años de edad.