David Loji
Agencia Reforma

El VW Passat que se vende en México es el mismo que se comercializa en los Estados Unidos, el cual es diferente al europeo. El manejo ha sido adaptado a gustos americanos, con una suspensión que da prioridad a la comodidad con lo que el Passat sería muy agradable en viajes largos en carretera.
Solo la versión más equipada tiene el motor V6; las demás tienen el 5 cilindros de 2.5 litros de 5 cilindros con 170 hp y 177 libras-pie de torque. Aún así es muy similar en cifras de poder al motor 4 cilindros 2.5 litros de Nissan.
El motor 5 cilindros tiene una sensación muy peculiar, pues a aceleración plena entre las 4,000 y las 6,000 rpm emite un sonido ronco y a la vez áspero; esta es una característica de los motores 5 cilindros que son menos balanceados que motores con números pares de cilindros. Es notablemente más grave que un motor 4 cilindros y levemente más que un V6. Pero su respuesta a bajas revoluciones es buena, siendo muy similar a la de un V6.
El motor V6 es de 3.6 litros con 280 caballos de poder y con 265 libras-pie.  Desarrolla suficiente poder para movilizar el Passat de manera ágil y es plenamente competitivo en términos de potencia con sus rivales.
Su mejor entrega de poder es a partir de las 3,000 revoluciones y este motor revoluciona con rapidez a este régimen de velocidad interna.
Sin embargo a aceleración plena desde el arranque el V6 ofrece suficiente poder para hacer que las llantas derrapen de manera frenética y pone en estas condiciones a trabajar tiempo extra al control de tracción.
La transmisión de las versiones 5 cilindros es automática de 6 velocidades con control manual mientras que la versión V6 tiene la caja DSG con doble clutch automatizado y controles en el volante.
El manejo a alta velocidad muestra aplomo y es muy confiable, al tomar curvas rápidas y cerradas el auto tiene inclinación lateral moderada y flota levemente.
La parte superior del tablero ha sido rediseñada al igual que el volante. En las versiones que probamos que fueron la Highline (con motor 5 cilindros) y la V6 el interior tenía insertos decorativos imitación madera, que a decir verdad no lucían muy convincentes. Sorprende además que la pantalla central entre los instrumentos sea monocromática en vez de ser a color, lo que en un auto de este nivel no es halagador.