Silvia Guerra

Permítanme decirles que las emociones y nuestra percepción de la belleza están íntimamente relacionadas. Si te sientes bello, así te verás. Estoy totalmente de acuerdo que el sobrepeso en cualquier persona no es sano y en la medida de lo posible, debe buscarse poder obtener mejores hábitos alimenticios y de vida, para prevenir cualquier enfermedad que pueda ser desencadenada por él.
A pesar de que nuestra sociedad e ideología actuales castiguen a todo aquel que salga de los estándares vigentes de belleza, eso no impide a una persona con sobrepeso poder verse y sentirse bien consigo misma con un poco de ayuda. Por experiencia les digo que puede ser terriblemente frustrante y demoledor el verse al espejo y no ver lo que a uno le gustaría, el que no te quede la ropa que te encanta, el sufrir y claudicar ante los numerosos y fallidos intentos por bajar de peso, el sentirse fuera de lugar a lado de puro cuerpo escultural, etc., etc., etc… Lo viví, lo padecí y lo pude superar. Todo esto fue un fuerte impulsor para convertirme en consultora de imagen, ya había pasado por el lado oscuro, y me propuse firmemente prepararme para ayudar a todo aquel que lo necesitara.
Así que desde mi humilde trinchera, quisiera compartir con ustedes brevemente, algunas ideas de lo que he aprendido en el camino y de cómo puede una persona verse bien aún con sobrepeso.
1. SALUD. Avocarse a conseguir un equipo que los ayude a mejorar su estilo de alimentación y de vida: Un médico nutricionista, un entrenador físico y un psicólogo. Es un equipo vital para ustedes, que les ayudará a tener éxito en el intento.
2. CABELLO. Es importante que consigan llevar un corte de cabello favorecedor para su cara y para su proporción corporal. A su vez, sobre todo si son mujeres, busquen utilizar un color de cabello que de luz a su rostro, un color adecuado a sus matices naturales, independientemente de la tendencia, que no siempre será la más adecuada.
3. ROPA. Busquen que la ropa tenga un buen ajuste. Las prendas demasiado apretadas o demasiado holgadas, jamás serán favorecedoras. ¡Cuidado! El negro no es siempre el mejor aliado. Procuren utilizar prendas con cortes, líneas, estampados y colores favorecedores para ustedes, de acuerdo a las proporciones de su cuerpo y que colocándolos adecuadamente, logren alargarlo y adelgazarlo.
4. ARREGLO. Si son mujeres, apliquen un maquillaje sencillo y de los colores compatibles a sus matices naturales de ojos, piel y cabello; esto dará brillo a su rostro y a sus ojos (pidan sesiones de automaquillaje). Si son caballeros, procuren que la manera en que lleven su vello facial sea la más favorecedora para la forma de su rostro; ya sea totalmente afeitado, o con algún tipo de barba o bigote.
5. PROGRAMACIÓN POSITIVA. Al verse frente al espejo, procuren repetirse constantemente cosas positivas de ustedes mismos. Determinar cuatro o cinco cosas físicas agradables de uno mismo, puede ayudarnos a sacarnos mejor provecho. Si tienen bonitos labios por ejemplo, maquíllenlos atractivamente o sonrían más a la gente. Este tipo de cosas les aportarán una mejor actitud. Recuerden que, como dice Mirtha Legrand: “Como te ven te tratan. Y si te ven mal, te maltratan”.
Todo se puede lograr con un poco de esfuerzo y un poquitín de maña. Les deseo una buena semana.
El Poder de tu Imagen.
silvia@consultoriadeimagen.com.mx