Cómo interesarse en lo que ocurre en el entorno sin morir en el intento

Itzel Vargas Rodríguez

En diciembre del año pasado, la empresa Ipsos realizó un informe llamado “Perils of Perception”, un sondeo que medía los peligros de percepción en 33 países sobre los “asuntos y principales problemas de una población”.
Este estudio arrojó resultados críticos en tema de desconocimiento del entorno, y de ahí que varios medios de comunicación se cuestionaron si México era el país más ignorante del mundo, pues su posición en “ignorancia” ocupaba el primer lugar. Claro, hay que aclarar también que el estudio fue llevado a cabo sólo en una treintena de países, pero aun así, el resultado perturba.
Entre las cosas que hicieron posicionar a nuestro país en ese lugar, fue una profunda desconexión entre la realidad y el conocimiento que se tiene, debida en parte por la falta de información y la carencia de interés por informarse.
Así es que este espacio pretende ofrecer a manera de pequeño manual para dummies, sobre cómo podríamos hacerle para comenzar a trabajar ese terrible aspecto desde nuestro metro cuadrado.
1. Noticias everywhere. Escuche y lea las noticias. Trate de conocer qué es lo que sucede en el entorno, pero no sólo eso, también busque leer, escuchar o ver críticas en espacios o noticias, pues generalmente nos ayudan a formarnos una propia opinión de las cosas, ya sea por dar la razón o por el disentimiento.
2. Agregue fuentes noticiosas a sus redes sociales. Todos vivimos actualmente una vida online, en algún punto del día nos conectamos al Internet a verificar nuestro correo o redes sociales. Estas últimas, ya se han llegado a convertir en parte esencial de nuestras vidas, pues compartimos con amigos o familia nuestro día a día. Por ello, agregar fuentes noticiosas nos servirá en gran medida para estar actualizados sobre las cosas que ocurren al momento a nivel mundial. Sin embargo, hay que tener cuidado de agregar fuentes verídicas. Si llegara usted a encontrarse una nota polémica, busque inmediatamente en google si hay algo más de información al respecto y si no aparece nada, ni en el buscador general como en la sección de noticias, es porque seguramente la noticia es falsa.
3. Fiestas informadas y reuniones cafeteras. Propicie con sus inmediatos como amigos, el diálogo y reflexión sobre los hechos que suceden a su alrededor, estado o país. Pregúntele, ¿Qué opinas de esto? ¿Cuál sería la mejor solución? ¿Qué crees que ocurra? Y verá, cómo la plática fluye de lo más ameno, nutriendo su propia opinión de las cosas.
4. Reinvéntese. Una vez un profesor me dijo que había que reaprender lo aprendido para llegar a conocer más posibilidades. No hay que temer cuestionarse las cosas sólo porque vayan en contra de nuestras propias creencias o prejuicios, nunca es tarde para aprender y reinventarse.
5. Sea consciente que tiene un deber hacia su sociedad. Esto no es un rollo hippie. Tanto usted como yo estamos y nacimos en el entorno inmediato para colaborar como ciudadanos responsables y de ser posible, mejorarlo, ya sea desde nuestras ideas hasta nuestras acciones y participación.
6. Lea. No hay mejor ingrediente para generar un pensamiento crítico que leer. Lo ideal es que sea variado, un poco de novela, un poco de historia, pero también libros de los grandes revolucionarios, filósofos o idealistas de todos los tiempos.
No es una cosa del otro mundo mencionar que en México una gran cantidad de la población está muy desinteresada en los aspectos sociales y políticos que ocurren en su entorno. En gran parte por indiferencia, y aunque eso en principio no pareciera algo tan importante, cierto es que nos está generando problemas al consolidarnos como una sociedad poco informada y crítica, que no exige debidamente a sus gobernantes, que no se involucra en actividades que son primordiales para la toma de decisiones, que no genera conciencia sobre lo que ocurre alrededor, y con ello, que deja a un lado la construcción de una opinión propia.

itzelvargasrdz@gmail.com / @itzelvargasrdz