Silvia Guerra

El cinturón es un accesorio que un caballero utiliza todos los días, pero aunque no lo parezca, este puede demostrar que te faltan conocimientos para lograr buenos atuendos o que eres un As para el arreglo personal.

Existen algunos tips básicos para reconocer un cinto adecuado para ti y estos son fáciles de conocer y aprender. Todo lo demás, dependerá de tu gusto personal y tu sentido común.

EL LARGO DEL CINTURÓN

Una vez abrochado el cinturón, unos cuantos centímetros de él deberán sobresalir hacia la parte izquierda de la hebilla. Lo suficiente para que pueda entrar dentro de la primera presilla del pantalón o la presilla del mismo cinturón, si es que este la tiene. Procura que no quede muy larga esta parte sobresaliente ya que además de ser incómodo, te aporta una imagen “rara”. Otra opción más sencilla es contar el número de ojales del cinturón (generalmente son cinco) y para asegurarte que el cinturón es del tamaño correcto, éste deberá abrocharte correctamente (ni apretado, ni holgado) en el ojal de enmedio.

 

A los cinturones que venden en las tiendas, generalmente les dan la medida de la cintura de los pantalones, pero como irá sobre la tela del pantalón, te recomiendo que busques un cinturón una o dos tallas más grande que tu cintura. Así que si utilizas pantalones de cintura 36”, lo más seguro es que un cinturón 38”- 40” te pueda quedar bien. No olvides que siempre es mejor probarte las prendas y los accesorios para comprobar que estos te quedan bien.

LA HEBILLA

Entre más grande y más metal tenga la hebilla, esta se vuelve más informal, por lo que procura que el tipo de hebilla que utilices, vaya de acuerdo al evento u ocasión para la que te estás vistiendo. Si es una ocasión informal, puedes utilizar el tipo de hebilla que mejor te plazca. Para eventos semi-formales o formales, si vas a utilizar joyería de algún tipo: reloj, anillo, pisacorbatas, cadenas, etc., esta sea del mismo color que la hebilla, la única excepción es con la argolla matrimonial que podrá ser dorada o plateada sin importar.

COLOR Y ACABADO

Para el ambiente laboral, los cinturones de piel son los más recomendados ya que son sobrios y elegantes. La regla dicta que tus zapatos de piel deben ser del mismo color que tu cinturón y tener el mismo terminado. Es por eso que si usas un cinturón mate color tinto, tu cinturón deberá ser igual. Entre más casual sea el ambiente, más libertad se tendrá de variar los cintos. Si usas alpargatas, puedes utilizar un cinturón de mecate, hilo tejido o tela. Los cinturones hechos de pieles exóticas están considerados dentro del área casual, nunca deben utilizarse en un ambiente formal de trabajo.

Ya no batalles al comprar tus cinturones con estos sencillos tips.

El Poder de tu Imagen.

silvia@consultoriadeimagen.com.mx