Para hacer frente al tema de inseguridad, debe haber una respuesta integral de toda la sociedad, eso no es cosa solamente de policías, del sector empresarial o de los bancos, afirmó el obispo de la Diócesis de Aguascalientes, José María de la Torre Martín, ante los lamentables hechos ocurridos el fin de semana.
“Es tarea de todos, no basta simplemente con quejarnos que si están fallando la policía, los padres o los hijos, los bancos; todos tenemos que hacer ajustes. En este tiempo de misericordias se pide ‘no más violencia’, es el grito de todo el pueblo mexicano; pero no sólo a la violencia externa, criminal, la de los narcos, sino los robos, la violencia institucional, en las familias, es un tema muy amplio”, precisó.
El prelado refirió que la violencia institucional puede ser detonante de otro tipo de acciones que ponen en riesgo a la sociedad, ya que dijo, todo es como una cadena de bicicleta, que si no está bien engranada y se verifica constantemente que tenga aceite, se va a salir de control.
“La institucional es que no se paguen salarios justos, que haya trabajadores sin prestaciones sociales, horarios inhumanos; todo eso causa violencia, y esa violencia institucional provoca efectos en la familia. Se hace una cadena porque si al señor lo regañan en el trabajo, llega a su casa y regaña a la señora, ella al hijo, el hijo a los hermanos, estos al perro; es una cadena de violencia y pecaminosa, que habla de estrés y actitudes agresivas que tenemos que reflexionar, serenarnos y cambiar conductas”, aconsejó.
El obispo conminó a los fieles a aprovechar este tiempo de Cuaresma para llevar a cabo una verdadera conversión, encaminada a que se vea por el otro, y se ayude en la medida de lo posible a quienes están en situación más vulnerable.
“Conversión no es nada más ponerse ceniza y decir ‘no tomo refresco los domingos’; es cambiar conductas agresivas; hay que reflexionar, corregir y mejorar nuestra relación con Dios, con los demás, con nosotros mismos y con el entorno ecológico, porque el pecado no es nada más desobedecer una ley, es romper una de estas cuatro relaciones”, resaltó.