Una sonrisa que irradiaba felicidad, fue la que perduró en el rostro de Valeria González Medina, al arribar a la edad soñada.
La bella quinceañera visitó el santuario de Nuestra Señora del Rosario, para postrarse ante Dios y manifestarle su agradecimiento por los dones recibidos y el cumplir quince años.
La joven caminó hacia el altar principal en la grata compañía de sus padres, José Ignacio González Rodríguez y Josefina Medina Esparza, al igual que con sus padrinos, Guadalupe Martínez y María Guadalupe de Martínez.
Como papás y padrinos comprometidos, llenaron de bendiciones a la homenajeada al igual que el presbítero que fielmente elevó sus plegarias al Creador.
Más tarde, familiares y amigos de la quinceañera, acudieron al Salón El Vergel para compartir con Valeria esta inolvidable fecha.