El templo de Nuestra Señora de Fátima, abrió sus puertas para que ahí se realizara bella ceremonia religiosa en la que, por primera vez, la pequeña Alexa Montserrat Capuchino Delgado, recibió a Jesús en cuerpo y sangre, conformando con el sacramento eucarístico una cercana amistad con él.
A la santa misa acudieron su mamá, Cristina Capuchino Delgado, así como sus padrinos, Israel Magdalena y Cecy Capuchino.
Familiares y amigos de la niña presentes en la celebración religiosa, elevaron al cielo sus oraciones solicitando al cielo otorgue sus bendiciones a la jovencita y que su camino espiritual esté lleno de satisfacciones.
Al final de la solemnidad, la pequeña se postró ante el creador para agradecer la dicha de formar parte del amor que él brinda a quienes se acogen a su amparo como hijos.
Para festejar este maravilloso acontecimiento, sus allegados departieron con ella en una sana convivencia ofrecida en un salón preparado para la ocasión, disfrutando de una bella tarde y de muchas sorpresas para la festejada y todos sus invitados.

Compartir
Artículo anteriorComprometidos a servir
Artículo siguienteBello momento