Por: José Carlos Romo Romo

Estimado lector, el pasado martes, la Secretaría de Gobernación (SEGOB) y el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) dieron a conocer los resultados de la Encuesta de Cohesión Social para la Prevención de la Violencia y la Delincuencia (ECOPRED) 2014, la cual permite identificar y evaluar el contexto familiar y social en el que viven y se desarrollan los jóvenes mexicanos.

Este estudio, a decir del mismo, es “un insumo indispensable para fortalecer la toma de decisiones y la formulación de políticas públicas basadas en evidencia, y será de utilidad para todos aquellos involucrados en el estudio y la implementación de acciones de prevención social de la violencia y la delincuencia”. En otras palabras, la ECOPRED fue diseñada para obtener datos confiables y reveladores que permitan orientar las estrategias y acciones del Programa Nacional para la Prevención Social de la Violencia y la Delincuencia (PRONAPRED), particularmente enfocadas al sector juvenil.

La encuesta fue levantada mediante formularios aplicados a jefes de hogar y jóvenes de 12 a 29 años en 97,754 viviendas de 47 ciudades del país (entre ellas, 7 zonas metropolitanas) ubicadas en las 32 entidades federativas, entre el 6 de octubre y el 9 de diciembre del año pasado.

En función de lo interesante de este ejercicio estadístico, en el cual las teorías de prevención del delito y las perspectivas de prevención fungieron como base conceptual, quisiera compartir con Usted algunos de los principales resultados que se deprenden de la multicitada encuesta:

  • El 64% de los jóvenes de 12 a 29 años (que no son jefes de hogar) viven con ambos padres, mientras que el 23% sólo con su madre, el 3% sólo con su padre y el 10% con otra figura parental (abuelos, tíos, hermanos, etc.).
  • En el caso de los hogares monoparentales (madre o padre) o con otra figura parental, el 40.5% de los casos es por separación de los padres y el 15.1% debido al fallecimiento de, al menos, uno de ellos.
  • En el caso de los hogares biparentales, la madre convive, en promedio, 6:26 horas diarias con sus hijos (de lunes a viernes), mientras que los padres lo hacen por 4:34 horas.
  • Dentro de las actividades que con menor frecuencia llevan a cabo los padres junto a sus hijos, se encuentran los juegos de mesa (34.8%), leer un libro (26.8%) y hacer deporte (16.9%).
  • Cuando existen situaciones destructivas dentro de la convivencia familiar, en el 44.2% de los hogares no se dirigen la palabra para evitar una pelea o discusión, mientras que sólo en el 6.5% de los casos se llegan a los golpes.
  • Dentro de las principales causas para que existan conflictos dentro del hogar, se ubican el incumplimiento de las tareas en el hogar (35.3%), los problemas entre hermanos (32%) y las indisciplinas (28%). Los problemas de adicciones y alcoholismo sólo representan el 6.9%.
  • Las actitudes que asumen los padres ante un mal comportamiento de sus hijos son muy diversas, como lo son hablar con ellos (66.7%), los regaños (38.6%), los castigos (23.6%) y, hasta el final, la violencia física o psicológica (13.1%), donde sobresalen los gritos.
  • Dentro de las principales razones por las cuales un joven abandona sus estudios, destacan las cuestiones económicas (41.4%), la conclusión de una etapa escolar (25.7%), la falta de interés (21.7%), la falta de aptitud para el estudio (10%) y los problemas de salud o un embarazo (8.7%).
  • Dentro del universo de jóvenes encuestados, el 51.3% manifestó que sólo estudia, el 27.6% sólo trabaja, el 10.8% se dedica a otras actividades o no se dedica a nada y tan sólo el 10.3% estudia y trabaja al mismo tiempo.
  • Dentro del grupo de los llamados “ninis”, el 26.8% afirmaron que no hay oportunidades de estudio o empleo, el 25.2% que se dedican a cuidar a un familiar o al hogar y el 15.2% que los mantienen económicamente o no tienen edad para trabajar.
  • Dentro de los principales pasatiempos de los jóvenes, están el escuchar música (96.4%), ayudar a las tareas del hogar o negocio (89.9%), hacer tareas escolares (89.1%) y navegar en internet (85.6%), quedando muy por debajo leer un libro (53.1%) y hacer deporte (50.5%).
  • Los jóvenes experimentan diversas situaciones personales que pueden representarles riesgos, como son las siguientes: 59.5% manifestaron que alguna vez en la vida han consumido alcohol, 31.2% han fumado tabaco, 29% se han embriagado, 15.8% han tenido o tienen un pariente cercano en la cárcel y 8.3% han fumado marihuana.
  • La edad promedio de iniciación de los jóvenes en los vicios son 16 años y 10 meses para el consumo de alcohol, 17 años para el tabaco y 17 años y 5 meses para la marihuana.
  • El 83.3% de los jóvenes no participan en ningún grupo o programa dentro de su colonia o barrio. De los que sí participan, el 59.1% lo hacen en un equipo deportivo, el 30.7% en un grupo religioso y el 8.7% en uno artístico.
  • El 63.3% de los jóvenes aseveró haber atestiguado consumo de alcohol en la calle, el 38.8% consumo de droga en su colonia o barrio, 31% la pinta de grafitis y el 30.6% peleas entre vecinos.
  • El 47% de los jóvenes manifestó que vivir en su ciudad es inseguro. Aguascalientes ocupó el tercer lugar en este rubro (19.4%), sólo por debajo de Mérida (12%) y Campeche (17.1%).

Como es costumbre, agradezco el favor de su lectura y atención. Lo espero, una vez más, el próximo sábado.

Correo electrónico: carlosromo38@hotmail.com

Twitter: @josecarlos_romo