Isabella González
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO 22-Mar.- El Código de Ética del Senado es especial para para los servidores públicos administrativos, pero no aplica para los legisladores.
Los códigos de Ética y de Conducta, emitidos en abril del año pasado por los senadores y vigentes desde entonces, tienen como objetivo señalar los valores y las normas de buena conducta para fortalecer al Senado.
Grupo REFORMA publicó que de la misma forma, la Cámara de Diputados publicó sus códigos de Ética y Conducta, en los que se da énfasis al comportamiento que deben de tener los empleados, pero no los mismos legisladores.
Los códigos del Senado establecen que para los funcionarios administrativos están prohibidas las conductas negativas, discriminatorias o violentas que inciden en el desarrollo y futuro de la Nación.
El Código de Ética fija como valores principales para los empleados del Senado la integridad, imparcialidad, vocación de servicio, responsabilidad, rendición de cuentas, respeto, tolerancia, justicia, honradez, equidad, entre otros.
A su vez, el Código de Conducta promueve la igualdad de género, los derechos humanos, la no violencia en el entorno laboral, el buen uso de asignación de recursos, la erradicación de conflicto de intereses y la aplicación de las leyes y normas entre los funcionarios.