Ancianos sin necesidades económicas primarias, se infiltran en el programa federal de Pensión para Adultos Mayores, debido a que las reglas de operación son flexibles, reconoció el delegado federal de la Secretaría de Desarrollo Social, Otto Granados Franco.
Expuso que aún cuando no es notorio un registro masivo de ancianos con buena posición económica, sí se han encontrado casos en los que pasan a recibir el pago en autos de lujo, por lo cual hizo un exhorto a que los beneficiarios sin dificultades económicas hagan conciencia sobre la oportunidad de que alguien que sí lo necesita pueda inscribirse.
Reconoció que este esquema no cuenta con los candados de seguridad suficientes para que sólo las personas que realmente lo necesitan reciban los 580 pesos mensuales al considerar que el requisito es cumplir con la edad e incluso tener una pensión no mayor a 1,092 pesos mensuales.
Mencionó que no existen mayores restricciones para recibir el apoyo, aunque se tiene conocimiento de personas que poseen otros ingresos por algunos negocios, o sus hijos les dan dinero para sostenerse.
Granados Franco señaló que a todos los interesados se les aplica un cuestionario socioeconómico, pero no se verifica que la información sea verídica ni se realizan visitas domiciliarias para comprobar esos datos.
Consideró que una persona con suficientes ingresos difícilmente dedica tiempo a realizar este trámite, pero no descartó que haya quienes sí lo hagan como una forma de contar con más ingresos.