GUADALAJARA, Jal3-Mar .- Fue un Clásico con todos los ingredientes para ser recordado por siempre: goles, polémica, intensidad y buen futbol, manchado únicamente por las polémicas y desatinadas decisiones arbitrales.

Gracias al talento de los futbolistas del América y el mediocre trabajo del silbante Fernando Guerrero, el Guadalajara cayó 2-1 en casa en un emotivo y caliente partido.

Cuando el timorato, pero talentoso cuadro de Ignacio Ambriz se decidió a atacar, golpeó dos veces al Rebaño, tocado en lo anímico al sentir que lo despojaron injustamente de una ventaja inicial al minuto 15, en un gol invalidado a Isaac Brizuela.

En el arranque, Chivas volvió a ser el de todo el torneo, con iniciativa, pero sin reflejarla en el marcador.

El “Conejo” definió de gran forma al quedar plantado frente al portero Hugo González y el gol había sido dado como bueno, pues el asistente Alejandro Ayala ya se enfilaba a la media cancha, pero Guerrero lo detuvo para dialogar y, entre ambos, determinaron erróneamente que el balón provino de Omar Bravo con Brizuela adelantado, pero en realidad Daniel Guerrero peinó el esférico.

Entre reclamos de americanistas, el central anuló el gol.

Previo al descanso, Bravo cayó en el área tras recibir una carga de un defensa, pero Guerrero no marcó penal.

Para el segundo lapso el visitante se decidió a atacar y Darwin Quintero, con un espectacular zapatazo cruzado que se desvió ligeramente en Jair Pereira, al 49′, puso adelante a las Águilas.

Luego Rubens Sambueza se internó hasta la línea de meta, aguantó la marca de Raúl López y metió un centro elevado para Oribe Peralta, quien remató con comodidad para el 2-0 ante la mala ubicación de Carlos Salcedo.

Matías Almeyda debió hacer un cambio obligado por la lesión de Michael Pérez, quien estaba dando un gran partido.

Antes del 2-0, el “Pelado” ya había enviado a Carlos Peña a la cancha, pero el Rebaño se quedó con uno menos cuando Carlos Cisneros se llevó la roja por caerle encima a Paul Aguilar, al 61′, tras saltar para quitarse una barrida. La acción pudo quedarse en amarilla.

Ahí se desató un conato de bronca que encendió a la tribuna.

Las cosas se nivelaron cuando Paolo Goltz se fue expulsado por una entrada sobre Bravo. Es la sexta roja contra el América en el torneo.

Almeyda sumó a Michel Vázquez al ataque y sacó a Salcedo. Así llegó el gol del “Gullit” para el 2-1. Ángel Zaldívar se internó al área por la izquierda y tocó para Bravo, quien no pudo controlar, pero Peña llegó de atrás para soltar el tiro que venció por abajo a González, al 73′.

En esa acción Bravo, quien falló una clara con la cabeza frente a la portería, se quedó cerca de una roja al provocar un choque con Sambueza.

A partir de ahí, Chivas, más con ganas y urgencia que con idea, se lanzó por el empate.

Sin embargo, el tiempo ya no alcanzó, ni con 8 minutos más que Guerrero otorgó para reponer el tiempo perdido por las expulsiones y marrullerías azulcremas.