María Fernanda Torres
Agencia Reforma

MONTERREY, NL 2-Ene .- Cada temporada la naturaleza se encarga de ofrecer los alimentos necesarios para mantener al organismo sano, y en invierno brinda abundantes frutas cítricas que ayudan a fortalecer el sistema inmune y prevenir enfermedades respiratorias.
Limón, naranja dulce y agria, toronja, mandarina y lima son bien conocidos por su amplio aporte de vitamina C, también llamada ácido ascórbico.
“La mayoría de las personas identifica a los cítricos principalmente por la vitamina C, pero también es importante destacar que estos alimentos son fuente de ácido fólico, potasio, magnesio, calcio y fibra”, explica la nutrióloga clínica Alejandra García Quiroz.
“Los cítricos se han convertido en un importante aliado para la salud porque proporcionan al organismo una notable inmunidad contra los virus y los patógenos que acechan durante el invierno”.
Gracias a su contenido rico en vitamina C, estas frutas ayudan a aliviar los síntomas de la gripe y acortar la convalecencia cuando se incluyen dentro de una alimentación equilibrada y una ingesta abundante de líquidos.
“Se recomienda no limitar el consumo de cítricos a los meses fríos, ya que se puede gozar de sus beneficios durante todo el año, como de su efecto antihistamínico muy útil en primavera”, indica la educadora en diabetes certificada por el Colegio Mexicano de Nutriólogos, A.C.
La vitamina C además de ayudar a prevenir infecciones respiratorias favorece el desarrollo de huesos, dientes y glóbulos rojos, la producción de colágeno y la cicatrización de heridas.
“Otra de las recomendaciones es fomentar el consumo de cítricos cuando se comen alimentos ricos en hierro, sobre todo de origen vegetal, para favorecer su absorción”, manifiesta García Quiroz.
También por su aporte de potasio y magnesio constituyen una buena alternativa para reponer los minerales y el líquido perdidos después de la actividad física y minimizar el riesgo de lesiones.
“Investigaciones clínicas en el área de la salud han demostrado la presencia de compuestos fitoquímicos como los bioflavonoides, que suman su acción antioxidante a la del ácido ascórbico que previene el envejecimiento celular prematuro y un buen número de enfermedades del aparato respiratorio”, señala la nutrióloga clínica.
“Los cítricos también inciden positivamente en el metabolismo del colesterol y previenen muchas enfermedades de la piel”.
Otro de los beneficios es su cantidad de fibra, la cual favorece la actividad intestinal y la digestión.
Sin embargo, aunque la vitamina C ayuda a prevenir y mejorar los síntomas de la gripe y el resfriado, no representa una cura para estas enfermedades.

Zumo saludable
Por sus beneficios, los cítricos han sido rodeados de mitos, como aquel que indica que tomar jugo de toronja ayuda a bajar de peso.
“Es totalmente falso, no existe evidencia científica que demuestre que el jugo de toronja ayude a disolver la grasa corporal”, advierte la nutrióloga clínica Alejandra García Quiroz.
“Además, el consumir los jugos en exceso puede aumentar los niveles de glucosa e incrementar la ingesta de calorías, provocando así el efecto contrario”.
Como parte de una alimentación saludable se recomienda incluir por lo menos una fruta cítrica al día. Sin embargo, en pacientes con úlcera estomacal o reflujo gastroesofágico se sugiere moderar su consumo.
“En estos casos la ingesta de vitamina C se puede adquirir de otros alimentos que son buena fuente de esta vitamina, como la guayaba, espárragos, acelgas, mango, pimiento verde, arándano, entre otros”, comparte García Quiroz.
Así que aprovecha las propiedades nutritivas de los cítricos para reforzar tu sistema inmunológico durante el invierno, y todo el año.

Compartir
Artículo anteriorLos más esperados
Artículo siguienteLujo robusto