Por Juan Antonio de Labra

Después de varias semanas de incertidumbre, Checo Pérez anunció ayer en Malasia la renovación de su contrato con su actual escudería Sahara Force India, donde el piloto tapatío buscará seguir escalando posiciones en la que será su séptima temporada consecutiva en la Fórmula Uno y la cuarta en el equipo de Vijay Maylla con el que ha obtenido cuatro podios.
Los rumores acerca de su partida de Force India se intensificaron en estos días, y hasta por ahí se comentó que Checo podría ir al equipo norteamericano Haas donde milita su compatriota, el regiomontano Esteban Gutiérrez. Otras voces apuntaban a que sería fichado por Williams al conocerse el retiro del brasileño Felipe Massa, y meses antes se habló inclusive de que podría ir a Ferrari cuando no se sabía si el finlandés Kimi Raikkonen se quedaría o no en el equipo de Maranello.
Pero al final, Checo ha decidido mantener su fidelidad y apostar por una escudería con la que ha hecho una gran sinergia, ya que hoy en día Force India se ha vuelto competitiva con su monoplaza VJM09, aunque todavía se encuentra lejos de la apabullante hegemonía marcada por Mercedes, que sigue marcando la pauta en los boxes de la Fórmula Uno.
El año entrante es posible que existan nuevos cambios que permitan un panorama más atractivo para Checo Pérez, que necesita estar en una escudería de las llamadas “grandes” para comenzar a ganar carreras, algo que sin duda anhela la afición mexicana que hoy día se está revitalizando con el regreso del Gran Premio de México al autódromo Hermanos Rodríguez tras una larga ausencia de 23 años.