Silvia Garduño
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO 21-Jul .- La Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) reaccionó tarde ante el candidato republicano a la Presidencia de Estados Unidos, Donald Trump, y permitió que el discurso antimexicano se posicionara en ese país, cuestionaron especialistas.
José Luis Valdés, investigador del Centro de Investigaciones sobre América del Norte de la UNAM, afirmó que, a estas alturas, la campaña de rehabilitación de la imagen mexicana en el territorio estadounidense ya no puede revertir el daño.
“Ya no está siendo posible contrarrestar el discurso de Trump, quien ganó (la nominación republicana) apuntalándose como el primer candidato a la Presidencia de los Estados Unidos antimexicano de la historia, y México lo dejó pasar”, lamentó.
De haber reaccionado a tiempo, consideró el internacionalista, México pudo haber neutralizado el valor agregado que el antimexicanismo le dio al efecto Trump.
El error de la SRE, explicó, fue acotarse al principio de no intervención, lo que permitió que un político del más alto nivel en Estados Unidos generara una plataforma desde el discurso antimexicano.
“Trump pudo edificar un discurso xenófobo, antimexicano y antiinmigrante gracias a que todo el mundo lo dejó, entre ellos, nosotros”, expresó.
Valdés consideró además que no tomar a Trump en serio desde el principio fue una posición “autosuficiente, frívola y superficial” de la Cancillería.
La internacionalista Susana Chacón coincidió en que la estrategia mexicana para contrarrestar el discurso antiinmigrante comenzó tarde y manifestó que incluso debería ser una labor constante de la SRE, independientemente del factor Trump.
“Nos esperamos y se prefirió una actitud de no intervención clásica, tradicional, de la política exterior mexicana, que yo creo que está equivocada.
“Si tuviéramos una campaña constante de dar a conocer en dónde estamos y quiénes somos, no tendríamos ningún espacio para que se hubiera hablado como se habló de los mexicanos por parte de Trump. Se dejó un vacío y todo vacío se llena. En este caso, se llenó de elementos sumamente negativos en contra de México, que no fuimos capaces ni de visualizar ni de frenar a tiempo”, puntualizó.
Chacón expuso que la estrategia de la SRE debe ir más allá de cuestiones de imagen, pues es necesario explicar qué es México y los beneficios de la relación bilateral en todos los niveles, no nada más a las élites.
“No es nada más vender la imagen, sino transmitir los beneficios de la relación con México. Esto no se conoce y hay que hacer mucho más ruido, en todos los estados y en todos los niveles en los estados”, apuntó.
Explicó que aún si Trump perdiera la Presidencia, muy probablemente el Congreso conserve la mayoría republicana, por lo que la estrategia de posicionamiento debe ser constante y permanente.