Acompañados por sus hijas, el matrimonio conformado por Armando Medina Flores y María de la Cruz Murillo Flores, celebraron sus bodas de plata durante una ceremonia religiosa que tuvo lugar en el bello templo de San Diego.
Una misa concurrida por sus seres queridos fue el momento perfecto para que los esposos llevaran a cabo la renovación de sus votos matrimoniales como hace 25 años, cuando por vez primera hicieron la promesa a Dios de conformar una nueva familia católica.
Ahora con sus dos hijas Jennifer y Nereida, así como por sus nietos Diego y Jordán, Don Armando y María de la Cruz, retornaron ante el Creador para dar gracias por la bendición y la dicha de ver su alianza florecer.
El sacerdote que presidió su ceremonia se congratuló por los esposos, de los que dijo, son un ejemplo vivo de vida en familia y amor a Dios.
La feliz pareja fue homenajeada con una recepción a la que asistieron sus familiares y amigos más allegados para felicitarlos, junto con quienes compartieron un banquete como parte del festejo, al igual que una tarde inolvidable.