David Loji
Agencia Reforma

MOAB, EU.- Este año Jeep conmemora su septuagésimo quinto aniversario y por este motivo tendrá ediciones especiales de su gama completa de modelos.
México será parte del festejo y a partir de la segunda semana de este mes, se ofrecerán en nuestro mercado volúmenes limitados de versiones especiales de Grand Cherokee, Patriot y Wrangler.
Estas ediciones alusivas a los tres cuartos de siglo de la marca Jeep tienen colores de pintura especiales, molduras en color bronce y emblemas laterales con la leyenda “1941 Seventy Five Years”.
La Grand Cherokee Edición 75° Aniversario tiene un diseño exclusivo para la fascia delantera, parrilla y faros. Los rines tienen un aspecto diferente y están acabados en color bronce de bajo brillo. Esta textura se repite en los ganchos de arrastre, anillos en la parrilla, biseles de los faros de niebla, molduras de la parrilla y rieles para la canastilla en el techo.
La carrocería tiene adornos en color negro brillante, al igual que emblemas especiales en los costados. El interior tiene tapicería especial con costuras en color anaranjado y logotipos del 75° Aniversario bordado en los respaldos. Incluye de serie quemacocos panorámico, sistema de monitoreo de puntos ciegos en los espejos y sistema de audio con navegación GPS.
La Patriot 75° Aniversario se basa en la versión Sport y le agrega acabado bronce de bajo brillo para los rines de pulgadas, ganchos de arrastre, rieles en el techo y defensas.
Tiene moldura interior pintada en este color, tapicería de piel con insertos de tela y costuras anaranjadas.
El motor es 2.4 litros con transmisión automática de 6 velocidades y tiene sistema de tracción integral con bloqueo central, pero sin reductora. El Wrangler conmemorativo estará disponible en las versiones 2 puertas y Unlimited 4 puertas.
Tiene tapa del motor con ventilas funcionales, al igual que diseño especial para los “rock rails” y defensas de acero. Se usa acabado bronce en las defensas, anillos de faros y parrilla, ganchos de arrastre y rines.
Las llantas son Goodyear Wrangler Silent Armor, con cinturón de kevlar para mayor resistencia. El tablero tiene asidera del 75° Aniversario y la tapicería es de piel y tela con costuras anaranjadas. De manera opcional se ofrece bloqueador trasero.

Prueba de manejo
Para mostrar las nuevas ediciones de su 75° Aniversario, Jeep seleccionó uno de los lugares más icónicos para los fieles de esta marca, que es Moab, Utah. Esta ciudad se halla en el sureste del estado de Utah, a aproximadamente 374 Km de la capital, Salt Lake City.
Para llegar a Moab hay que tomar vuelos regionales, es decir en aviones pequeños, hacia la ciudad de Grand Junction, Colorado, la cual está a 183 Km de distancia.
Esta región del estado de Utah está en el corazón de la Meseta de Colorado. Es un atractivo turístico importante pues sus paisajes incluyen múltiples formaciones rocosas y acantilados.
Por su belleza natural en los alrededores de Moab se han filmado muchas películas del Oeste de John Wayne y Clint Eastwood, al igual que “127 Horas” protagonizada por James Franco.
Está rodeada por las montañas La Sal, que tiene picos de cerca de 4 mil metros de altura. Los acantilados y formaciones tienen un peculiar color rojizo.
Moab tiene en sus alrededores importantes parques nacionales como el Arches National Park que cuenta con más de 2 mil formaciones rocosas en forma de arco.
Además tiene el área recreativa Sand Flats, que tiene un área de 3 mil 642 hectáreas donde se puede acampar así como hacer excursionismo y más actividades al aire libre.
Jeep demostró las capacidades de sus modelos del 75° Aniversario en Utah y la ruta de mediano grado de dificultad fue adecuada para los modelos Renegade, Cherokee, Grand Cherokee y Wrangler.
Todos los vehículos contaban con sistema de doble tracción 4×4 con reductora, al igual que control automático de velocidad de descenso por pendientes.
La Grand Cherokee tenía el atractivo adicional de que su suspensión de aire ofrece ajuste de altura, con lo que es posible elevar la camioneta para pasar por terreno difícil.
Se condujo por cuestas rocosas ascendentes con diversos desniveles y escalones, y la Cherokee se inclinó más y hasta llegó a levantar ruedas en zanjas. En estas condiciones la suspensión con altura ajustable de la Grand Cherokee fue una gran ventaja.
Por tener una articulación mayor en la suspensión, al igual que mayor altura libre sobre el piso y mejores ángulos en su carrocería, el Wrangler lució más sereno en estas condiciones.
Hubo cuestas muy inclinadas por las cuales el motor V8 de la Grand Cherokee fue una gran ayuda, pues por su mayor torque las pudo subir con más facilidad que los demás modelos. Al bajar cuestas intensas el control de velocidad de descenso facilitó el manejo pues no hace falta pisar el pedal del freno, pues el sistema regula la bajada automáticamente.
Se condujo también por arena de poca profundidad y el sistema 4×4 de todos los modelos pudo superar estas condiciones sin problema.
Esta prueba de manejo permitió disfrutar de paisajes impresionantes y dio una pequeña muestra de la capacidad “todoterreno” de los vehículos Jeep.