Una nueva pareja de esposos es la que han conformado ante la presencia de Dios, Anita García Durán y Manuel Ocampo Sáenz.
El templo de San Antonio de Padua se vistió de nube blanca para recibir a la pareja. En la ceremonia destacó la presencia de los señores Fernando García y Lucía Durán San Gabriel, papás de la bella novia, así como Senen Ocampo Albavera y Rosario Sáenz Curiel, por parte del novio y, por supuesto, también de sus padrinos de velación, Isaac y Lupita Ruiz.
Los hermosos murales que adornan la casa de Dios, fueron testigos una vez más de la unión de dos jóvenes dispuestos a compartir alma, vida y corazón bajo el sagrado sacramento del matrimonio, al jurarse fidelidad mediante los votos.
Ya como marido y mujer y tomados de la mano, la feliz pareja luego de recibir la bendición del sacerdote que los casó, se posaron con sus seres queridos para la foto del recuerdo, y se dispusieron a celebrar en la Terraza Callisia en su compañía, el día más importante para ellos y pasar una tarde llena de gratos momentos.

Compartir
Artículo anteriorComienza su juventud
Artículo siguienteEnlazan sus vidas