José de Jesús López de Lara

Un integrante del grupo delictivo “La Oficina” y que era miembro de una banda de secuestradores, fue capturado por agentes de la FGE, tras permanecer fugitivo por más de 5 años.
En el año 2011, participó junto con varios integrantes de la célula delictiva, en el secuestro de un lotero de Jesús María y por quien solicitaban un millón de pesos a cambio de su libertad.
Sin embargo, tras un operativo llevado a cabo por agentes del Grupo de Inteligencia de la Policía Estatal, se logró la captura de dos de los secuestradores cuando acudieron  recoger parte del rescate.
Más tarde, mediante otro operativo que realizaron agentes de la Policía Ministerial del Estado, se logró rescatar al comerciante secuestrado, a quien mantenían cautivo en una “casa de seguridad” ubicada en el municipio de Jesús María, Aguascalientes.
Quien ya fue recluido en el Cereso para Varones “Aguascalientes”, es un sujeto identificado como Fernando “N” “N”, de 27 años, a quien le fue cumplimentada una orden de aprehensión por el delito de secuestro, girada por el Juzgado Mixto de Primera Instancia con sede en el municipio de Jesús María.
Su captura se registró el viernes cuando agentes de la Comisaría General de la Policía Ministerial del Estado, interceptaron un coche Dodge Nitro, debido a que no portaba placas de circulación.
Cuando le pidieron al conductor que se identificara, manifestó llamarse Fernando.
Al momento de revisarse la base de datos criminales de la FGE, se descubrió que dicho sujeto era prófugo de la justicia, pues contaba con una orden de aprehensión vigente por el delito de secuestro.
De inmediato el sospechoso fue detenido y trasladado al edificio de la Dirección de Atención Especializada, donde tras cubrir los trámites correspondientes, se hizo el traslado al Cereso para Varones “Aguascalientes”.
Fernando está involucrado en un secuestro registrado el 30 de julio del 2011, cuando la víctima, un comerciante dedicado a la venta de vehículos, llegó a su negocio ubicado en el municipio de Jesús María.
En determinado momento, ingresaron al lote de autos dos sujetos que más tarde serían identificados como Raúl Alejandro -hermano de Fernando- y Manuel Gerardo alias “El Manolo”, quienes lo amagaron con una pistola tipo escuadra y con lujo de violencia lo subieron a un automóvil y lo secuestraron.
Posteriormente, los secuestradores se comunicaron con la esposa del lotero, a quien le exigieron la cantidad de un millón de pesos como rescate.
La mujer pidió tiempo para reunir la cantidad de dinero exigida. Aprovechó ese momento para poder ayuda a la Policía Estatal.
Tras recibir las indicaciones precisas para lograr el rescate de su esposo, la mujer acordó con los secuestradores entregarles una parte del dinero solicitado. Los plagiarios estuvieron de acuerdo y además solicitaron como pago la entrega de un automóvil, que la víctima tenía en su negocio. Se acordó que la entrega del dinero se iba a realizar en una gasolinera ubicada en el fraccionamiento Villa de las Palmas.
Uno de los sospechosos que resultó ser Manuel Gerardo, arribó al lugar señalado y recibió parte del efectivo solicitado.
Enseguida, llegó su cómplice Raúl Alejandro, quien tras tomar la bolsa donde estaba el dinero, trató de huir en una motocicleta de pista.
Sin embargo, agentes del Grupo de Inteligencia de la Policía Estatal tenían vigilada la zona, por lo que tras un rápido despliegue policiaco se logró la captura de los dos secuestradores cuando intentaban escapar.
Tras el interrogatorio al que fueron sometidos, revelaron la ubicación de una “casa de seguridad” en el municipio de Jesús María, hasta donde se trasladaron una gran cantidad de policías ministeriales y policías estatales.
En esa vivienda se encontraban tres secuestradores cuidando a la víctima, pero al percatarse del arribo de los agentes de la PGJE y de la Policía Estatal, lograron escapar por las azoteas de las casas contiguas.
Sin embargo, el operativo resultó exitoso, ya que se logró liberar al lotero ileso, sin que se pagara el rescate.
Durante el desarrollo de las investigaciones se descubrió que uno de los secuestradores que habían logrado escapar era Fernando, quien tras permanecer prófugo durante más de 5 años, finalmente fue localizado y capturado.