BOCA DEL RÍO, Veracruz.- De la mano del “Maestro”, los Tiburones Rojos nadaron anoche hacia el título de la Copa MX.
El Veracruz se hizo de la corona del torneo copero tras 68 años de sequía, al vencer 4-1 al Necaxa, en el Estadio Luis “Pirata” Fuente.
El conjunto jarocho impuso condiciones desde el arranque, pero hizo falta una sacudida de su entrenador Carlos Reinoso para enderezar el rumbo.
El chileno no se aguantó las ganas y realizó dos movimientos apenas al 33′, desesperado por no aprovechar mejor la tenencia del esférico.
Le dio ingreso a Gabriel Peñalba, que se recupera de una contractura muscular y a quien le pidió que repartiera balones, y a Gerardo Lugo.
Poco a poco, los Tiburones se acercaron al arco rival, pero fue hasta el complemento, a balón parado, como hicieron daño a los Rayos.
Al 48′, Hugo Cid remató de cabeza a segundo poste, tras llegar sin marca en un tiro de esquina, para adelantar al local.
El club de Aguascalientes reaccionó y emparejó el marcador al 53′.
Jorge Sánchez apareció solo a la altura del manchón penal y mandó a guardar el balón al fondo de las redes.
Eso apagó por un momento la fiesta que ya se vivía en el estadio, con pirotecnia al por mayor y el “Olé, Olé, Olé, Veracruz” que ya retumbaba en la tribuna.
Los escualos no perdieron la motivación y mantuvieron el acoso al arco del Necaxa, hasta que Julio Furch remató de cabeza en el área chica, ganándole la marca a Brayan Beckeles, para devolverle la ventaja al conjunto jarocho, al 58′.
Los Tiburones ya no perdieron el empuje y Rodrigo Noya, al 70′, y Furch, al 88′, cerraron la cuenta para que se bañaran de nuevo en gloria de Copa.
Veracruz olvidó el descenso y ya sueña con un boleto de Copa Libertadores 2017, que peleará ante Chivas.

Le dedica Reinoso Copa MX a su hijo
El entrenador del Veracruz, Carlos Reinoso, dijo que le dedicó el título de la Copa MX a su hijo José Antonio, quien hace un par de años falleció, además de que a su edad no cualquiera puede presumir una corona.
“Me recuerda a mi hijo, me pidió que dirigiera por mis hijos y por él, me siento feliz, es una bendición de Dios, darle gracias a Dios, a mi familia que ha estado al lado mío y es otro orgullo porque tener 71 años y ser Campeón, no cualquiera”, dijo tras el triunfo ante Necaxa en la Final del torneo copero.
También, Reinoso se dijo orgulloso por poder darle un título a un equipo que hace seis décadas que no lo conseguía.
“Siempre me he sentido orgulloso de mis jugadores y me siento muy feliz porque lograron algo que aquí, en esta ciudad hacía mil años que no se conseguía”, declaró.