Las afectaciones en viviendas y fraccionamientos que se presentaron por el desbordamiento del bordo Sandovales al poniente de la capital, obedecen a la ocupación de la zona federal inundable, acusó el delegado de la Comisión Nacional del Agua, Salvador Gaytán Rangel, quien advirtió sobre el riesgo latente de nuevas tormentas puntuales en próximas horas, como la que afectó el sector norponiente con un nivel cercano a 100 milímetros en menos de dos horas.

Señaló que una lluvia de tal intensidad, provoca que cualquier cauce recupere su caudal y reclame zonas que fueron invadidas, de ahí la importancia que haya un monitoreo y reporte inmediato a las autoridades de protección civil, en caso de detectar un riesgo para la integridad.

El funcionario refirió que se está frente precipitaciones atípicas, por la concentración de trombas que dejan gran cantidad de agua en sectores delimitados, que pueden representar un riesgo serio para quienes se ubican cerca de cauces, así como bordos y presas.

Explicó que los daños dentro de la capital se ubicaron en la zona de fraccionamientos del sector cercano al Club Campestre, Vergeles, y Ruscello.

El funcionario federal refirió que el Río San Pedro no representa un riesgo por su afluente del Arroyo Hierbabuena, pero enfatizó que el nivel de ríos y vasos de almacenamiento en general podría incrementarse debido al pronóstico de más lluvias puntuales fuertes en este fin de semana.

Se tiene reporte de desfogues controlados en la presa del Cedazo y la presa de los Gringos mientras que en el municipio de Calvillo la presa de Malpaso, se encuentra al 100% y se regula su almacenamiento.

La presa de Media Luna, se encuentra al 101%, la de La Codorniz al 100.71%, y la mayoría de los vasos del municipio de Calvillo están con ocupación total como Peña Blanca, Peña Vieja, Adobes, Alamitos, Ojocalientillo, por lo cual hay monitoreo de cuerpos de emergencia y Protección Civil para su vigilancia y control sin riesgos para la población.