Arcelia Maya
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO 25-May .- Integrantes de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) estrangularon ayer vialidades de la Ciudad de México por varias horas en demanda de la reinstalación de 3 mil 360 profesores cesados por no presentar la pasada evaluación magisterial.
El caos vial inició desde las 6:00 horas cuando policías antimotines impidieron el paso autobuses de maestros de Michoacán que se dirigían a la protesta y circulaban en la autopista México-Toluca, a la altura de La Marquesa.
La circulación en esta vialidad quedó paralizada completamente en ambos sentidos lo que formó largas filas de vehículos.
Aunado a esto, a las 7:00 horas policías también bloquearon el acceso a profesores de Oaxaca en las autopistas México-Puebla, a la altura de la caseta San Marcos.
La medida para contener los camiones de los docentes disidentes provenientes de Michoacán y Guerrero generaron congestionamiento vehicular.
Luego de que se liberó su entrada a la ciudad antes del mediodía, los docentes se concentraron en el Hemiciclo a Juárez.
En el Centro Histórico de la ciudad fueron cerrados temporalmente dos carriles centrales de Avenida Paseo de la Reforma, desde la Torre del Caballito hasta Insurgentes, el Eje Central Lázaro Cárdenas, Avenida Juárez, Hidalgo, 5 de Mayo, Donceles y Bucareli, donde se instalaron en plantón indefinido.
La caminata salió con tres horas de retraso porque los líderes de la CNTE decidieron esperar a todos los contingentes que se quedaron encapsulados en las autopistas que conducen a la capital del país.
A la protesta asistieron 6 mil 500 maestros inconformes de Oaxaca, Michoacán, Chiapas, Guerrero, Estado de México y la Ciudad de México, según datos de la Secretaría de Seguridad Pública del Distrito Federal (SSPDF), pero la Coordinadora calculó 8 mil docentes.
En un mitin en el Hemiciclo, los profesores denunciaron que desde la madrugada del jueves 20 de mayo, cuando fueron desalojados del plantón que mantenían en Avenida Bucareli, han sido víctimas de represión policiaca.
“En pleno siglo 21 los problemas de este país se resuelven con la política del garrote. Un Gobierno, disque de izquierda, de la Ciudad de México no permitió llegar a muchos trabajadores aquí”, dijo Adelfo Gómez, líder de la sección 7 de Chiapas.
A las 14:20 horas los disidentes marcharon rumbo al Senado de la República donde entregaron su pliego petitorio 2016 al senador del PRD, Fidel Demédicis, integrantes de la comisión de educación.
Después, los docentes caminaron a la Secretaría de Gobernación donde entregaron también el pliego petitorio en donde la Coordinadora exige la libertad de 11 presos, a quienes el gremio considera “presos políticos”.
Así como la libertad del tesorero de la sección 22, Aciel Sibaja, y del líder en la región del Istmo, Heriberto Magariño López.
Además, los profesores demandan al Gobierno federal una mesa de diálogo nacional, donde se atiendan los reclamos de todas las secciones magisteriales disidentes del país.
Tras entregar su pliego petitorio, la Coordinadora se volvió a instalar en plantón indefinido en Bucareli, cerca de la Segob, de donde hace cinco días fueron desalojados.