José de Jesús López de Lara

En cumplimiento a una orden girada por el Juez de Control y Justicia Penal, agentes de la FGE catearon un taller clandestino donde se realizaban reparaciones de tanques de gas LP, sin contar con la autorización correspondiente y poniendo en peligro la integridad de los usuarios.
Este operativo fue el resultado de las investigaciones realizadas por la Fiscalía General del Estado, luego de que el pasado 21 de septiembre del 2016, policías federales y agentes del Grupo Anti-Secuestros de la FGE, lograron la captura de un sujeto identificado como Luis Gerardo, cuando pretendía extorsionar con medio millón de pesos a los propietarios de la mencionada empresa.
Fue durante el transcurso de la tarde-noche del lunes, cuando policías ministeriales, personal de la Dirección de Investigación y agentes del Ministerio Público adscritos a la Dirección General de Atención Especializada, llevaron a cabo el cateo al taller de reparación de tanques de gas LP ubicado en la colonia Loma Verde, en el poblado de Garabato, municipio de Pabellón de Arteaga.
Cabe destacar, que en el interior de dicho taller, se aseguraron indicios que indican que en ese lugar se cometían delitos en contra del equilibrio ecológico, por lo que fue asegurado por la FGE.
Durante las labores de investigación realizadas por la Unidad Anti-Secuestros de la FGE, se descubrió que Luis Gerardo pretendió extorsionar a los propietarios de dicha empresa, toda vez que sabía que el trabajo que en ese lugar se realizaba estaba prohibido, toda vez que se considera como un atentado al equilibrio ecológico la reparación de tanques de gas LP, como lo establece el artículo 191 del Código Penal vigente en el Estado de Aguascalientes.
Luego de que agentes del Grupo Exterior “Pabellón de Arteaga” de la PME realizó investigaciones de inteligencia, se descubrió que a dicho taller acudían empleados de diversas empresas gaseras, a fin de llevar los tanques de gas LP a reparar.
Entre los trabajos que se realizaban estaba el cambio de “coronas”, repintar los tanques y colocarles nuevos números de serie, para posteriormente hacerlos pasar como cilindros nuevos a los usuarios, práctica que resulta muy peligrosa, ya que existe la posibilidad de que se originara alguna fuga y posterior explosión de alguno de los cilindros.
Incluso, al momento en que personal de la Dirección de Investigación Pericial analizó los tanques de gas alterados, detectó que la válvula que le colocaban para el llenado, podía provocar daños a la salud de los usuarios, e incluso provocarles la muerte.
Esta práctica también era sumamente peligrosa para los mismos empleados de las gaseras, al momento de manipular los cilindros de gas.
Por todo lo anterior, el agente del MP solicitó y obtuvo del Juez de Control y Juicio Oral Penal, una orden de cateo para irrumpir en el taller, donde se logró el aseguramiento de los siguientes objetos del delito:
La base de una careta para soldar, una pulidora eléctrica, diversos fragmentos metálicos en color gris, varios respiradores contenidos en una caja de cartón, dos rollos de manguera, una pieza metálica en forma cilíndrica conocida como “corona”.
Asimismo, una pistola de aire, un overol de tela, tres bolsas conteniendo piezas de plástico conocidas como cinta teflón, diversas cajas de cartón vacías con la leyenda “IUSA” válvulas, botes de plástico con pinturas, cinco discos para pulidora con huellas de desgaste por el uso, un remolque tipo cama, una varilla conocida como electrodo y cuatro piezas metálicas en forma de estrella, conocidas como perillas para tanque de gas.
Todos los objetos decomisados fueron trasladados al edificio de la Vice Fiscalía de Investigación de Delitos, donde quedaron a disposición del agente del Ministerio Público para integrarlos a la carpeta de investigación.
Mientras tanto, en el taller fueron colocados sellos de aseguramiento por parte de la FGE.