Más allá de culpar a la Policía Municipal por la presencia de linchamientos en Aguascalientes, el alcalde Juan Antonio Martín del Campo advirtió que estos casos evidencian y confirman que el Nuevo Sistema Justicia Penal en el estado está fallando y requiere adecuaciones legales imperantes, donde se requiere coordinación entre todos los actores para fortalecer a las corporaciones y no desmotivarlas.
Por su lado, el secretario de Seguridad Pública Municipal, Pablo José Godínez Hernández, informó que se han encausado este año a más de 1,800 personas ante el Ministerio Público por los diversos delitos del fuero común y por agresiones. Los linchamientos suceden por parte de la ciudadanía, pero las personas afectadas no presentan sus denuncias ante las autoridades competentes y hay que comprobar que los rateros lo son.
Aseveró que la policía municipal no puede detener a nadie si no hay evidencia de que es un delincuente, aunque éste se encuentre golpeado por la ciudadanía, quienes a su vez han presentado sus denuncias por sufrir la agresión social.
Al manifestar su preocupación por estos casos de linchamientos en Aguascalientes, dijo que la denuncia es una forma de acotar a los delincuentes, pero se requiere del compromiso ciudadano para que avisen oportunamente a la policía municipal.
Se han detenido a los supuestos delincuentes al interior de los domicilios, pero sólo se les puede denunciar ante el Ministerio Público por allanamiento de morada, al no consumarse el hecho del robo.
En su momento, el primer edil manifestó su compromiso y coordinación con el Mando Único, aunque aclaró que la Secretaría de Seguridad Pública Estatal no debe echarle la culpa a otros, pues así no se solucionan los problemas; el asunto se encuentra en que se confirman sus declaraciones de hace dos meses sobre las fallas que acusa el Sistema Penal Acusatorio.
No es justo que cuando los elementos de Seguridad Pública Municipal detienen a un delincuente, a las 12 ó 24 horas, otra vez éste ya esté afuera y se burle de los policías. El Gobierno capitalino no quiere una policía desmotivada, por el contrario, se quiere una policía fuerte, motivada y que realmente haga su trabajo, pero ahí deben involucrarse todos: el Municipio, el Poder Ejecutivo Estatal y el Federal, el ámbito Legislativo y el Poder Judicial.
La seguridad pública depende de varios engranes, y si alguno falla, automáticamente no puede caminar como se desea. Es momento de hacer una reflexión y clarificar donde se encuentran las fallas y actuar en consecuencia; si se necesita cambiar la ley, hay que pedirles a los diputados que procedan. Entre todos debemos hacer ágil el Sistema, cada quien desde su ámbito de responsabilidad, consciente de que estamos conectados en un mismo fin.
El primer edil calificó de muy delicado que las personas hagan justicia por su propia mano, “para mí es un semáforo en amarillo y ojalá no se convierta en rojo, porque al rato la gente va a estar muy desmotivada y al no creer en las autoridades, entonces pueden proceder a los linchamientos de los delincuentes”.
Ante ello, Juan Antonio Martín del Campo pidió a la ciudadanía confiar en su policía. Estas corporaciones, tanto estatal, municipal, federal y militar, realizan un gran esfuerzo, “conozco a los elementos y se la juegan día con día para tener una ciudad segura, lo que requiere un trabajo coordinado entre todos”.