Escasa presencia del mosquito transmisor del zika en la entidad. Enrique Flores Bolaños, director de Servicios de Salud del ISSEA, detectó que en las supervisiones que se realizan de las ovitrampas, en menos del 1% ha resultado positiva la presencia del aedes aegypti, motivo por el cual los riesgos de contagio del virus zika son muy bajos, sin embargo, el panorama podría variar con los cambios de temperatura, la cual está aumentando y podría favorecer la presencia de dicho vector.
Al respecto, ahondó: “estamos esperando a que lleguen las aguas; zika va a llegar a todas partes, y bueno, estamos preparados, hemos estado trabajando para (las actividades de prevención) con las presidencias municipales”; asimismo, se trabaja con la Conagua, con educación y con diversas dependencias para que se unan en la tarea de controlar la expansión del mosquito.
Flores Bolaños detalló que entre las labores que debe realizar la población están “que limpiemos los patios, que no estemos almacenando agua sin que ésta sea tapada, que quitemos todo aquello que en un momento sea un vector para que ahí los mosquitos puedan reproducirse, y que en las tardes noches utilicemos mangas largas, pantalones largos, repelente, si es que vamos a algún lugar, (donde) sabemos que hay problemas de este tipo”.