Al admitir la severa deserción escolar en el nivel de bachillerato, que alcanza un  35% de la matrícula, Américo Colón Villán, director de Educación Media Superior y Superior del IEA, informó a El Heraldo que el gobernador del estado le ha instruido darle vuelta al problema centrado en que muchos padres de familia todavía consideran que no es una inversión que sus hijos acudan a la preparatoria, aun en escuelas oficiales, y que mejor se pongan a trabajar.

Aseveró que en muchas casas se busca más la economía que dotar de educación y cultura a sus hijos, cuyos padres de familia se olvidan de que en unos años sus jóvenes se podrían convertir en el primer egresado de la educación superior en sus familias, lo cual genera nuevas oportunidades de desarrollo laboral.

Hoy en día, el Instituto de Educación en Aguascalientes ha promediado que un padre de familia gasta 80 pesos diarios por cada hijo que acude a la preparatoria, a fin de atender las necesidades de transporte público, alimentación dentro del plantel educativo y las compras para realizar tareas o actividades escolares.

Además, dijo que la deserción escolar también ocurre porque el 15% de la matrícula está reprobando sus materias, y otro 3% se retira de las aulas por diferentes causas, como los embarazos en las estudiantes, por consumo de drogas y por problemas de alcoholismo.

Indicó que las estudiantes embarazadas optan por abandonar la prepa, lo cual no se observa en el nivel universitario, motivo por el cual se trabaja por convencer a las jovencitas para que continúen con su formación académica, aunque admitió que persiste un tabú social al ver a una joven embarazada con uniforme escolar.

En breve, el gobernador Martín Orozco anunciará un programa para apoyar a la economía de los padres de familia, a fin de que permitan que sus hijos continúen en las aulas de educación media superior y no los hagan abandonar este sistema educativo.

Sostuvo que en la educación media superior existe un problema en el cual se debe trabajar bastante, ya que muchos estudiantes se quedan en el camino, por lo que es el subnivel con la mayor problemática. De preescolar a primaria va muy bien, de primaria a secundaria va excelente, así como de secundaria a prepa, se registra un buen comportamiento en los estudiantes de nuevo ingreso.

Sin embargo, la realidad de deserción y el retiro de las aulas del bachillerato es un hecho que exige un trabajo severo, a profundidad y constante, motivo por el cual la semana pasada se realizó una junta con todos los directores de bachillerato para darle vuelta al problema de la deserción por reprobación.

En este momento, los principales conflictos en las preparatorias responden a cuestiones económicas y por las calificaciones de los jóvenes, motivo por el cual el Instituto de Educación trabaja por elevar la calidad académica para que los jóvenes se alejen de la deserción por bajas calificaciones.

“En la universidad sin duda la deserción disminuye significativamente, y hay un buen número de egresados”, comentó finalmente el director de Educación Media Superior y Superior del IEA.